Skip to: Site menu | Main content

Quienes somos

Los misioneros Oblatos trabajamos en diferentes ministerios. Vivimos en comunidades apostólicas, regidos por una regla, por unas Constituciones que son como el estatuto de nuestro Instituto. En ellas se encuentra por así decir nuestro corazón. Nos regimos por ellas, y las intentamos vivir día a día...

Nuestro Apostolado

La congregación existe para la misión y esta misión es para nosotros la evangelización del mundo de los pobres.En todo oblato hay dos disposiciones fundamentales: por un lado una disposicion de fe : la disposición a escuchar las llamadas de salvación que llegn del mundo de los más pobres, los más abandonados. El análisis sociológico puede perfeccionar esa percepcion, hacerla más exacta, más objetiva, darle dimensiones más completas, pero no puede reemplazarla, pues esa percepción está ante todo en el orden de la fe. Hoy, en un mundo cristiano y en algunos oblatos , esta concienciación es especialmente sensible a la opresion social, a los qu se llama pecado estructural o pecado colectivo.

Una visión internacional de nuestro apostolado

Somos misioneros. Nacimos hace 188 años, un 25 de enero de 1816, cuando el P. de Mazenod y 4 compañeros suyos se reunieron para predicar misiones en provenzal, por los campos del sur de Francia. Y actualmente, ¿cuántos somos? ¿Dónde estamos? ¿Qué hacemos?

¡Somos 4.440 oblatos entre jóvenes, ancianos, oblatos en formación, sacerdotes, hermanos! De éstos, 580 están en formación, ya con un primer compromiso. La palma en la formación se la lleva África con 165 jóvenes. Estamos en los cinco continentes. El arbolillo plantado en Aix de Provenza se hizo grande: más de 700 en África, 1.450 en Europa, 630 en Asia, 360 en América latina, 750 en Canadá, 480 en Estados Unidos.

¿Y qué hace toda esta gente? De todo. No estamos especializados, salvo en las urgencias o necesidades... Bastaba que algunos obispos vinieran a ver a nuestro Fundador y le dijeran, "No tengo a nadie...", para que se pusiera en movimiento, viera su personal, y, apretujando aquí y allá, se desprendiese de 2 ó 3 de sus hombres para las nuevas necesidades. Y lo mismo p