DLP: el hombre, el sueño

¡Llegando a 6.000 millones de personas diariamente!

viernes, julio 30, 2004

Rompebolas

Ya casi se me había olvidado que tenía este blog. Me pasa con muchas cosas. Se me olvidan papeles en la casa, olvido cumpleaños y olvido amigos. Pero me desvío. El caso es que, para este post en particular, no pesquen la fecha que esta puesta y hagan como que dice "sábado 3 de julio". ¿Listo? Ya.

Anoche fui a uno de los mejores recitales de mi vida. No, no el de La Oreja de Van Gogh, pelmazo, sino a otro con más potencia, voltaje, energía y putalagüeá. Por algunas horas me sentí el rockero que quizás pude haber sido gracias a Wharenaldo y Ballbreaker.

¿Wharecuánto? Ya, igual esta parte es interesada. Wharenaldo es la banda en la que toca Francisco López, mi mejor amigo del colegio, de copiosa melena y errante corazón, uno de los pocos que cumplió su sueño de adolescencia al convertirse en músico rock. El tío es guitarrista profesional, profesor en la academia ProJazz, se codea con Alejandro Silva y carreteó una vez con Joe Satriani. ¿O era Steve Vai? No importa, lo que cuenta es que el tipo le autografío la guitarra y le manoseó la polola. Ah, y es el único rockero de derecha que conozco.

Wharenaldo le hace al glam rock, o sea, covers de Kiss y Poison y temas originales en la misma onda. Admiradores declarados de David Lee Roth. No se echan laca en el pelo ni se ponen rouge, pero se cuidan el look. Rodrigo "Spa" Espiñeira, el vocalista y que también iba en mi colegio, canta todo el rato con anteojos oscuros y luce una polera ajustada con el nombre del grupo en la misma tipografía de Poison.

Anoche los Whares tuvieron su primera tocata importante. Ya se habían presentado en festivales universitarios y el el House of Rock & Blues de Santiago. En esta ocasión se presentaron en la Laberinto como parte de un mini festival de tres bandas. Abrieron ellos. Ojo, no hicieron de teloneros, sino que su nombre estaba en afiches y volantes al mismo nivel de los otros tres grupos. La actuación fue bien buena, qué quieren que les diga. Sonaron afiatados y corrigieron todas las pifias que les detecté la última vez que los escuché, así que están acercándose cada día más a ser pros. La recepción del público fue tibia, claro, porque ellos son desconocidos, eran el primer número (el plato fuerte, que atraía a la mayor parte del público, iba al final de la noche) y, hay que igual admitirlo, hasta ahora el mayor atractivo de la banda son las dos chicas que salen a bailar en hilo dental y poleras recortadas cuando Wharenaldo canta su tema emblema "Chicas de Neón". Una de ellas, no me acuerdo el nombre, es la campeona chilena de striptease y, Dios, sí que tiene los argumentos para ello. Si la cosa es tan jot que se ganaron una galería en La Cuarta.cl (o La Cuarta Cibernética, que suena más gracioso).

Después vino Ozzmosis, banda tributo a Black Sabbath, que igual actuaron bien pero me dio lo mismo porque cacho como tres temas de Ozzy y no los tocaron. Y el plato de fondo, la cosa máxima, llegó con la tercera banda: Ballbreaker.

Ballbreaker es una banda tributo a AC/DC y puta que son buenos. Minutos antes de que empezaran a tocar, Pancho me dijo: "Aquí es donde queda la cagá". Y puta que quedó. ¡Los tipos suenan mejor que los originales! En el primer tema ya estaba saltando y coreando, botando toda la tensión que como sea acumulé en la semana. Las guitarras saturaron todo el aire de energía, Pablo el vocalista estaba canalizando a Brian Johnson que en ese minuto debe haber sentido que se desdoblaba, sentí que no había nada más que la música, el poder y la enajenación que sólo el rock puro causa.

Y ésa fue sólo la primera canción.

Su ejecución de "Thunderstruck" es la mejor que he oído, usé mis técnicas de doblajista para cantar a todo pulmón "You Shook Me All Night Long" sin cagarme la garganta, casí lloré con "Highway to Hell" y José Luis, el tipo que hace de Angus Young, hijo de puta, hace su show propio y se robó la noche cuando recorrió el local completo sobre los hombros de un fan, sin parar de tocar gracias a su guitarra con conexión inalámbrica. Y eso que el tipo de lunes a viernes es ejecutivo de cuentas en un banco. No, esto último es broma.

Cuando hace poco "descubrí" a AC/DC lamenté no haberlos pescado cuando vinieron en 1996, porque ¿cuándo irán a venir de nuevo? Pero ahora con Ballbreaker, la única banda de su tipo en Latinoamérica, me declaro mucho más que satisfecho. Una cosa menos en la lista de cosas pendientes por hacer en la vida. Gracias, viejos.

Ah, como parte de mi campaña de publicidad y apoyo, vayan los links para los sitios de Wharenaldo y Ballbreaker.

¡Y que viva el rock and rooooooolllll!
|

 
Hosted by www.Geocities.ws

1