CONFIGURACIONES BÁSICAS DEL TRANSISTOR.


4.0. EMISOR COMÚN.

La configuración de emisor común es la más usada. En él, el transistor actúa como un amplificador de la corriente y de la tensión. Aparte de los efectos de amplificación, también invierte la tensión de señal, es decir, si la tensión es tendente a positiva en la base pasa a ser tendente a negativa en el colector; pero, como estos efectos se producen con la corriente alterna.

Para estudiar las propiedades de este tipo de configuración vamos a basarnos en un transistor tipo P-N-P. Tenemos la unión base-emisor, JE, polarizada directamente y la unión emisor-colector, JC, inversamente polarizada.

Aplicamos una tensión a la base y otra al colector y tenemos dos resistencias, RB conectada a la base y RC conectada al colector.

El valor de la corriente de base va a depender del valor de la resistencia RB, la corriente que circula por el colector, IC, depende de la corriente de base, IB, como hemos visto con la formula IC = b . IB; IC es mucho más grande que IB y ese aumento viene dado por b , que es un parámetro característico del transistor.

Al colocar una resistencia en un circuito estamos provocando una caida de la tensión, como si bajáramos la presión del agua.

Al pasar la corriente por RC se va a producir una caída de potencial; luego, la tensión que obtengamos a la salida, también va a depender del valor de esta resistencia. Podemos colocar una resistencia en el emisor, que llamaremos RE, que va a perjudicar mucho la amplificación de tensión, pero va a hacer que el transistor sea mucho más estable y no le afecten los cambios de la temperatura.

Aumentando o disminuyendo los valores de las tres resistencias podemos conseguir corrientes y tensiones diferentes en los tres terminales. Por ejemplo, si aumentamos la resistencia de base el valor de la corriente IB será menor, lo que implicará que IC también sea menor, y al pasar una corriente de colector menor a través de RC, el potencial que se obtendrá a la salida será mayor; pero si disminuimos RB aumenta IB y con ella la corriente de colector, y la tensión de colector disminuirá.

Disminuyendo mucho la resistencia de base podemos llegar a un punto en el que pasemos de la zona de activa a la de saturación, es decir, que la unión colector-base, que está inversamente polarizada en activa, pase a estar directamente polarizada y, por lo tanto, en saturación. Esto se produce porque IB aumenta y, en consecuencia, IC también aumenta.

Si un circuito está trabajando en zona activa, el transistor se comporta de forma lineal. Es decir, que a iguales variaciones de la corriente de base, IB, se producen iguales variaciones de la corriente de colector, IC. El primer punto en el cual al aumentar IB ya no aumenta IC pertenece a la zona de saturación. También podemos modificar los valores de la corriente de base, de colector y de la tensión de salida jugando con la tensión de entrada o con la resistencia de colector.

Una característica muy importante dentro de un circuito es determinar su punto de funcionamiento. La corriente continua, y la tensión en cada terminal del transistor determinan el punto de funcionamiento de un circuito. Este punto de funcionamiento se encuentra situado en la recta de carga.

Para saber cuál es el punto de funcionamiento de un transistor tenemos que determinar el valor de VC, potencial de colector, VB potencial de base, e IC corriente de colector cuando el potencial trabaja en zona activa. Para determinarlas podemos usar las curvas características que representan a un transistor, o también podemos hallar el punto matemáticamente, usando dos fórmulas que ya conocemos, la ley de Omh V = I . R y la igualdad IC = b . IB. Combinando correctamente ambas fórmulas hallaríamos los datos que necesitamos para obtener el punto de funcionamiento.


Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1