PEQUEÑOS EXPERIMENTOS

Artículos publicados:
Cocinar en una cacerola de papel | Como circula el agua dentro de la planta |
Construir un termómetro | Derramar luz | Dibujos magnéticos | El calor y los colores | Encender un foco | Figuras de Lissajous | Flecha que cambia de dirección | Huevo de plata | Hundirse y flotar | La luz influye en la formación de una planta | La protección del caracol | Moneda que desaparece | Multiplicar dinero con espejos | Pesos iguales | Pompas de jabón |
"Según el cristal con que se mire" | Velocidad de la luz

¿Qué respiro?


cocinar en una cacerola de papel

Se toma un papel apergaminado resistente, sujeto fuertemente a un soporte de alambre, se llena con agua y se pone a cocinar un huevo en él.
Notaremos que el papel no se quema, ya que en recipientes abiertos, el agua no puede calentarse a temperaturas que sobrepasen su punto de ebullición, que es de 100º C. Con lo cual, el agua que se calienta en nuestro experimento absorbe el exceso de calor del papel y no deja que éste alcance una temperatura a la que pueda inflamarse, aún si las llamas lo tocan.


como circula el agua dentro de una planta

Vamos a necesitar para este experimento:
Colocamos una rama de malvón en un frasco con agua y le agregamos las gotas de tinta roja. A las 24 horas se retira la rama y se corta transversalmente el cabo del tallo. Se puede observar que el lugar por donde ha circulado el agua ha quedado marcado con rojo (círculo rojo en la figura).
Si ahora se realiza un corte longitudinal del tallo se ven dos líneas rojas cerca de la corteza (ver la figura).
Esto prueba que el agua circula sólo por determinados lugares; dichos lugares son estructuras largas, huecas y reforzadas llamadas vasos leñosos o tráqueas.


Construir un termometro

Para este experimento se necesita:
Llenar las tres cuartas partes de la botella y ponerle un poco de colorante. Sacudirla hasta que el agua tenga color.
Poner el sorbete sin que llegue a tocar el fondo. Con mucho cuidado aspirar hasta que el agua llegue a la mitad del sorbete. Rápidamente tapar con el dedo el sorbete para que el agua no vuelva a bajar y utilizar la plastilina para cerrar herméticamente el pico de la botella. No debe entrar nada de aire. Si esto sucede el agua descenderá del sorbete.
Cortar la cartulina en medio y pasar el sorbete por los cortes (como muestra el dibujo), con mucho cuidado de no mover la plastilina para que no pierda hermetismo y entre aire.
Ahora sólo queda completar la cartulina con los grados. Escuchar en la radio la temperatura y marcar hasta donde llega el agua en el sorbete. Anotar al lado los grados. Así, ya está listo el termómetro casero y se puede probar en distintos lugares de la casa como el patio, la cocina o la heladera para ver cómo cambia la temperatura en los distintos ambientes.


derramar luz

Para realizar este experimento se necesita:
Hacer un agujero en la parte inferior del tarro de lata y ponerle el tapón. Llenar el recipiente de agua hasta las tres cuartas partes de su volumen y suspender en su interior una linterna, de manera que la luz se proyecte dentro del agua.
Oscurecer la habitación donde se está realizando el experimento, cerrando puertas y ventanas, o apagando las luces, y sacar el tapón dejando que el agua se vierta en el otro recipiente más chico. ¡La luz parecerá derramarse en el agua!
Esto se debe a que los rayos luminosos se reflejan hacia todas partes dentro del chorro de agua en su trayectoria hacia el otro recipiente.


dibujos magneticos

Para hacer este experimento vas a necesitar:
Con un lápiz o fibra dibujá una cara en una hoja de papel, con una boca, nariz y ojos.
Sobre el dibujo que hiciste, frotá dos rollitos de lana de acero (virulana) hasta que la hoja esté totalmente tapada con las virutitas que se desprendieron de los rollitos.
Pedile a otra persona que sostenga el dibujo en el aire, y pasá un imán por debajo de la hoja. Verás que las virutitas se mueven hacia donde está el imán. Formá con las pequeñas virutas el pelo, la barba, las cejas, los bigotes o un sombrero.

¿Sabés por qué pudiste hacer esto?
Porque el imán tiene la propiedad de atraer objetos de hierro y otros metales. La atracción del imán se llama magnetismo.


el calor y los colores

Para realizar este experimento se necesita:
Llenar los tubos de ensayo con la misma cantidad de agua y luego envolver a uno con un rectángulo de papel blanco y al otro con un rectángulo de papel negro.
Colocar los dos tubos juntos en un lugar con mucho sol. Se puede sostenerlos con una base de corcho o un sostén de alambre.
Dejar pasar media hora aproximadamente, y entonces tomar la temperatura del agua en ambos tubos.
Se puede ver que el agua del tubo de ensayo envuelto con papel negro ha absorbido algo del calor del sol y está más caliente que la otra.
Esto se debe a que el papel blanco refleja los rayos del sol y, en cambio, el papel negro los absorbe.

Por eso en verano hay que elegir ropas blancas o de colores claros que son mucho más frescas que las de colores oscuros.


Encender un foco

Para realizar este experimento necesitarás:
Con paciencia pelá las dos puntas de dos de los cables y luego retorcé los hilos de cobre que quedan en los extremos. Enrollá la punta de un cable en un borne de la pila, y la punta del otro cable en el otro borne.
Pelá el tercer cable de la misma manera que con los anteriores, y conectá un extremo al borne del portalámparas. En el otro borne, poné uno de los otros dos cables.
Para que el foco se encienda, hay que completar el circuito. Poné la cuchara entre los dos extremos de los cables restantes, y verás cómo se enciende el foquito.
El foco se prende si el circuito se completa con un material que sea buen conductor de la electricidad, como los metales. En cambio, si en medio de los cables se pone goma, plástico o vidrio, la lámpara no se prende porque esos materiales son malos conductores de la electricidad.


figuras de lissajous

Para realizar esta experiencia vamos a necesitar:
Conectamos al osciloscopio los dos generadores de ondas, cuyas frecuencias están comprendidas entre 1 Hz y 1 MHz y con un selector fino entre entre 0,2 y 2,0.
Para realizar la experiencia se fija el osciloscopio en la posición x-y para observar el acoplamiento de las dos ondas provenientes de los generadores de ondas. Al canal 1 del osciloscopio conectamos el generador de barrido de onda horizontal, y al canal 2 el generador de barrido de onda vertical, los cuales fueron conectados a tierra.
Luego variando las amplitudes y las frecuencias de los dos generadores, veremos en la pantalla del osciloscopio las figuras de Lissajous.

Se observará que:


flecha que cambia de direccion

Para hacer este experimento vas a necesitar:
Recorta un rectángulo de cartón y otro de papel blanco de la misma altura que el vaso y pegalos con cola plástica.
Una vez secos, con lápiz rojo dibuja en el centro del papel blanco una flecha gruesa que señale hacia la izquierda.
Coloca el vaso lleno de agua a 15 cm de distancia de la hoja de cartón con la flecha.
Observa y diles también a tus compañeros que miren a través del vaso de agua. ¿Hacia qué dirección apunta la flecha?
Ahora saca el vaso. Verás que la flecha cambia de dirección.

Esto pasa porque el agua contenida dentro del vaso actúa como una lente: produce la refracción de los rayos luminosos e invierte la imagen.


huevo de plata

Para hacer este experimento vas a necesitar:
Poner a hervir en la cacerola un huevo durante 14 minutos. Dejarlo enfriar y se habrá obtenido un huevo duro.
Secar bien el huevo, prender una vela y acercarle la llama. De la llama sale un humito negro. Acercar el huevo al humito y éste se irá tiznando. Girar el huevo y tiznarlo hasta que quede completamente negro.
Ahora sumergirlo en un vaso de agua y se verá el huevo de color plateado.
Esto es consecuencia de la reflexión de la luz.


hundirse y flotar

Para realizar este experimento se necesita:
Volcar cada líquido en un frasco. A uno de los que tiene agua, agregarle la sal y revolver hasta que se disuelva.
Clavar en uno de los extremos de los sorbetes la bolita de plastilina y ponerlos en cada uno de los frascos con la bolita hacia abajo.
Se puede ver que en el aceite el sorbete se hundió completamente, en el agua de la canilla se hunde menos, y menos aún en el agua salada.
Esto pasa porque cada uno de estos líquidos tiene una densidad diferente (unos son más espesos que otros), lo que dificulta o facilita que los objetos se hundan.


la luz influye en la formacion de una planta

Cubrimos ambos lados de una hoja de malvón (sin arrancarla de la planta) con un trozo de papel de estaño y la ajustamos con clips para papel. La hoja debe estar tapada por lo menos unas 48 horas.
Al cabo de ese tiempo retiramos el papel de la hoja, se puede ver que la zona cubierta ha tomado un color amarillento. Esto se debe a que el pigmento que da color verde a las plantas (llamado clorofila) se forma en presencia de la luz.
Ahora podemos arrancar la hoja y hervirla en agua varios minutos. Luego la decoloramos sumergiéndola largo rato en alcohol y la colocamos en un recipiente ancho con agua que contiene varias gotas de alcohol iodado.
A los 15 minutos la retiramos para mirarla a trasluz y podemos ver que la zona que estuvo expuesta a la luz es azul oscuro, casi negro. En ese lugar se ha formado almidón (es el alimento que fabrica y consume la planta). El almidón, al tomar contacto con el iodo, se oscurece. La zona que estuvo cubierta se ve clara y delgada. Allí no se formó almidón. Por lo tanto, la luz es necesaria para la formación del almidón.


la proteccion del caracol

Vas a necesitar para hacer este experimento:
El caracol tiene dos armas para defenderse. La primera es escondiéndose dentro del caparazón y la segunda se comprueba con este experimento.
Insertamos en una barrita de plastilina una hojita de afeitar o la cuchilla de un cortante, con el lado filoso hacia arriba.
Ponemos el cortante sobre la mesa y delante de él, unas hojas de lechuga preferentemente frescas. Apoyamos el caracol sobre la plastilina para que vea la lechuga.
El caracol pasará sobre el filo del cortante y llegará hasta la lechuga sin cortarse. Esto se debe a que su cuerpo está protegido por mucus (conocido como baba), que lo protege cuando se arrastra por superficies rugosas o filosas.


moneda que desaparece

Vamos a necesitar para este experimento:
Llená el vaso con agua casi hasta el borde. Colocá la moneda en la palma de tu mano derecha y sobre ella apoyá el vaso.
Mirá dentro del vaso y verás claramente la moneda. Ahora colocá tu mano izquierda sobre la parte superior del vaso y mirá otra vez la moneda a través del agua. ¡Ha desaparecido!

Esto pasa porque al observar la moneda por el costado del vaso, la luz no viaja en línea recta, pues los rayos luminosos son desviados en su dirección al pasar a través del agua. Por eso no se puede ver el fondo del vaso y parece que la moneda desaparece.


multiplicar dinero con espejos

Los elementos que necesitaremos son:
Colocar la moneda sobre una mesa y sostener los dos espejos con los bordes juntos. Se verá un solo reflejo de la moneda.
Mover los otros dos extremos de los espejos hacia adentro. Cuanto más juntos estén los dos espejos, más serán las imágenes de la moneda que se pueden ver.
Si se mueven los espejos hasta que los bordes exteriores toquen la moneda, se observarán ocho imágenes más de la moneda verdadera.

Esto se debe a que los rayos de la luz, al incidir sobre la superficie brillante de los espejos, son rechazados; es decir, se reflejan y dan lugar a la multiplicación de la imagen de la moneda.


pesos iguales

Con este sencillo experimento vamos a comprobar el descubrimiento de Arquímedes acerca de la fuerza o empuje que ejerce el agua sobre los cuerpos sumergidos y flotantes. Esta propiedad se conoce como "Principio de Arquímedes".

Vamos a necesitar:

Llenamos el recipiente con agua hasta el borde y lo pesamos. Luego colocamos sobre el agua la madera. Verás que el líquido desborda.
Ahora volvemos a pesar el frasco para ver si el peso ha cambiado, y comprobaremos que éste permanece igual.

Esto sucede porque el agua que se ha desbordado pesa lo mismo que el trozo de madera sumergido. Por eso puede afirmarse que un cuerpo sumergido en un líquido pierde igual peso que el peso del líquido que desaloja.


pompas de jabon

Para hacer este experimento vas a necesitar:
Doblar uno de los extremos del alambre hasta formar con él un aro. Enrollar la punta en el resto del alambre. Así ya está listo el burbujero.
En el frasco mezclar el agua y el detergente. Agregarle el azúcar y revolver para que ésta se disuelva. Ahora ya está lista la mezcla de las burbujas.
Sumergir el burbujero en la mezcla y revolver un poquito hasta que en el aro se forme una película de agua jabonosa. Soplala y verás cómo se forman burbujas.

¿Sabés por qué pudiste hacer esto?
Porque en los líquidos, las moléculas se atraen y por eso en su superficie se forma una membrana. Este fenómeno se llama tensión superficial. Cuando al agua se le agrega jabón o detergente, la membrana se vuelve más flexible.
Al soplar por el burbujero ésta se estira y encierra al aire. Así se forman las pompas de jabón.


¿que respiro?

Este experimento se realiza para ver la diferencia entre el aire que inspiramos (rico en oxígeno) y el que exhalamos (eliminando dióxido de carbono).

Para realizar este experimento necesitarás:

Colocar el agua en el recipiente. Agregar 10 gotas de solución de rojo fenol. La coloración del agua es roja.
Introducir un sorbete en el recipiente y soplar suavemente. Se verá que el agua pasa del color rojo al naranja hasta llegar al color amarillo.
Si dejamos el recipiente abierto, nuevamente el oxígeno presente en el aire se disolverá en el agua y ésta volverá al color rojo.

Explicación: se utiliza rojo fenol porque es una sustancia no tóxica que sirve como indicador. Cuando el aire (que contiene más oxígeno que dióxido de carbono) se disuelve en agua, ésta toma el color rojo. Cuando se sopla por el sorbete se introduce dióxido de carbono, que en contacto con el agua forma ácido carbónico, lo que hace más ácido el medio y por eso el indicador actúa cambiando de color.


"Segun el cristal con que se mire"

Para realizar este experimento necesitarás:
Cuando miramos a través de un vidrio rojo letras escritas sobre un papel blanco con tinta roja, sólo observamos un fondo rojo homogéneo.
Pero si miramos letras celestes sobre un fondo blanco a través de un vidrio rojo, observaremos unas letras negras escritas sobre fondo rojo. Pasa esto porque:

El vidrio rojo no deja pasar la luz celeste (por eso es rojo: porque sólo pasa luz roja), entonces en el lugar de las letras celestes hay una ausencia de color y vemos las letras negras.


velocidad de la luz

Vamos a necesitar para este experimento:
Recortar un cuadrado de cartulina blanca de 10 cm de lado. Dibujar en uno de los lados un perrito y en el otro su casita.
Hacer un agujero a ambos lados del cuadrado y atar en cada uno de ellos un elástico de igual medida.
Enrollar los elásticos, y al tirar de ellos la cartulina girará rápidamente. Entonces se verá una tercera imagen: la del perro dentro de su casita.
Esto de debe a que la velocidad de la luz es de 300.000 kilómetros por segundo. Por eso, cualquier fenómeno observado a simple vista puede considerarse instantáneo, ya que el tiempo empleado por la luz para recorrer distancias cortas es muy pequeño. Sin embargo, el ojo humano, aun cuando perciba un fenómeno por instantes muy breves, retiene la imagen una cierta fracción de segundo. Por eso, al ser movidas en rápida sucesión, las imágenes generan la impresión de la continuidad del movimiento y se ve al perro dentro de su casita.



Si tenés un experimento que quieras compartir, mandalo a:
puraciencia@yahoo.com.ar


" Todos los derechos reservados al dominio http://ar.geocities.com/puraciencia "
IR AL PRINCIPIO DE LA PAGINA
IR A LA PAGINA PRINCIPAL

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1