El Triángulo de la Basura

Mecánica cuántica, Relatividad y Teoría estándar.

Desaforada Crítica a los actuales corrientes de la física moderna.

De ferman: Fernando Mancebo Rodríguez ---- Personal page

Se pueden ver resúmenes completos de mis principales estudios en:

FÍSICA:
Modelo de Cosmos ||| Modelo atómico||| Velocidad de las fuerzas ||| Imanes : Polaridad Magnética N-S
MATEMÁTICAS:
Coordenadas Radiales ||| Teoría de los conjuntos físicos y matemáticos ||| Ángulos planares: Trimetría ||| Propiedades de la división
VARIOS TEMAS:
Moléculas esféricas: Benceno ||| Metafísica ||| In Herencia Genética
INVENCIONES:
Motor Rotatorio ||| Teja Andaluza
ARTÍCULOS: El triángulo de la Basura : Mecánica cuántica, Relatividad y Teoría Estándar ||| Los núcleos de las galaxias
[email protected]

Soy consciente de que el presente artículo puede resultar una crítica desproporcionada contra los principios que se utilizan hoy como base de la física. Pero el comportamiento, desconsideración hacia mis trabajos y menosprecio en muchos casos hacia mi persona, me dan razón moral y justificación de esta exposición crítica extrema –pero justificada- por mi parte hacia otras posturas y pensamientos físicos imperantes en la actualidad.
A mi entender existen una razón fundamental que justifica esta crítica: La errónea estructuración y fundamentos de las presentes teorías, basados en un claro desdén hacia los conocimientos básicos de la física y su sustitución por simples fórmulas matemáticas incoherentes con cualquier base física como son las fuerzas, momentos, inercias, etc.
Por otro lado como entendiendo que mi Modelo Cósmico explica de una forma sencilla, completa y sin contradicciones los principales eventos físicos y estructura del Cosmos y sin embargo es ignorado (no publicado) durante décadas, pues considero que es justificada cualquier exposición de los defectos y vicios de las actuales bases de la físicas, aunque sea de forma contundente y con expresiones agresivas tales como “triángulo de la basura”.

Mecánica Cuántica.

Quizás sea especialmente duro en el análisis de la mecánica cuántica, pero estimo que es justo hacerlo puesto que miles de científicos (cuánticos) actuales minusvaloran y desdeñan teorías atómicos y físicas bastante correctas (aunque sean incompletas) tales como las propuestas por Newton, Rutherford o Bohr. Y esto lo hacen desde la plataforma y aceptación de una teoría cuántica totalmente errónea e inaceptable para una crítica imparcial o inteligente de sus postulados.
De lo poco bueno que se le puede considerar a las teorías cuánticas actuales, es que como cualquier conjunto de sistemas matemáticos, puede en cualquier momento ser cambiado o adaptado a cualquier nuevo descubrimiento ya que al no tener ninguna base física real a la que someterse, pues se cambia a gusto y necesidad de cada momento.
Así para explicar cualquier evento físico en vez de analizarlo y estudiarlo en su real estructura, pues se inventan elementos y características físicas que no existen o que no influyen en el evento (barreras energía y túneles de energía; spin, azimut, en los electrones, etc.) y de este modo nos van definiendo un Cosmos en el que cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia.
Por supuesto al no tener esta base física real, pues no puede predecirnos ni explicarnos nada correctamente, cuando sale algo nuevo que explicar, pues se adaptan las fórmulas y ya tenemos una explicación numérica, pero sin ninguna base verdadera que la soporte.
Pues bien, comenzaré con la crítica a la mecánica cuántica analizando sus principios o postulados:

1.- Primera ley que yo definiría como “Ley del embudo” o “Ley del cinismo de la mecánica cuántica”.
Este principio nos diría que las leyes de la física clásica no se cumplen en el microcosmos -o si queremos a nivel atómico- ……siempre que estemos analizando principios y fundamentos de la mecánica cuántica.
Pero sí han de tenerse en cuenta para defenestrar o desacreditar otras teorías atómicas como la de Rutherford o Bohr.
Así aplicando (*erróneamente) las deducciones de Maxwell, se dice que los modelos atómicos de Rutherford o Bohr no son correctas puesto que los electrones en sus orbitas atómicas caerían por el desgaste de energía que sufrirían al ser una carga eléctrica. Es decir, estos modelos atómicos han de cumplir las leyes clásicas, en este caso las de movimientos de cargas eléctricas.
Ahora bien, si lo que queremos es analizar es el modelo cuántico que no cumple con las leyes clásicas de las cargas eléctricas, momentos, fuerzas de impulso, equilibrios orbitales entre cargas, etc. En este caso las leyes clásicas ya no actúan pues demostrarían que el modelo cuántico es un auténtico bodrio, y sí las leyes cuánticas que realmente no existen, sino que son simples juegos y alegorías probabilísticas sin tener ningún dato primario ni comprobado que los apoyen.

(*) Cuando digo que se utiliza erróneamente las deducciones de Maxwell, es porque dichas deducciones se refieren a movimientos de cargas a través de conductores y para nada es contraria a los modelos atómicos antes mencionados, puesto que el desgaste o “consumo” de energía de las cargas eléctricas se produce cuando circulan por conductores no ideales, es decir, cuando los electrones en movimiento han de atravesar los sucesivos átomos de un conductor a los cuales han de desequilibrar (al entrar en un espacio equilibrado eléctricamente) cuando llegan y volver a reequilibrarse cuando lo abandonan.
Es decir, los electrones como cualquier otro tipo de materia que circula por un medio material o campo de fuerzas, necesitan de una fuerza para circular la cual desgastan con el movimiento y distorsión del medio por donde circulan.
Pero eso no ocurre en el interior de los átomos que ya están en equilibrio y por tanto el movimiento de los electrones no produce ningún desequilibrio ni distorsión que haya que ser compensado con energía.
Resumiendo, que los electrones dentro de un átomo no gastan ninguna energía.
Por consiguiente entiendo que aunque incompletas (para ayudar a ello está mi modelo atómico) estas propuestas de modelos atómicos de Rutherford y Bohr van en el camino acertado, todo lo contrario que el de la mecánica cuántica.

(**) En este mismo sentido, con mi teoría atómica queda resuelto el problema de los espectros luminosos que no explicaba el modelo de Bohr.
El error de Bohr y otras teorías estaba en creer que son los electrones los que emiten energía cuando se desplazan, y no es así.
Como explica me teoría atómica y de sistemas gravitatorios, son los átomos en su conjunto -y por tanto el potencial magnético específico de cada uno de ellos- los que captan y emiten energía para su balance y reequilibrio energético.

2.- Principio de Incertidumbre.

Este principio usado como una de las bases de la filosofía cuántica, es un principio erróneo desde su nacimiento.
Filosófica o matemáticamente, o simplemente en buena lógica, no podemos aceptar que todo un mundo microscópico de incertidumbre, funcione, se compenetre y cree un mundo cierto, estable y cumplidor estricto de infinitas leyes físicas, como que el observamos a nuestro alrededor.
Pero además cuando observamos principios de este tipo como el de Incertidumbre de Heisenberg, vemos que su fundamento es erróneo.
Heisenberg decía que no podíamos medir mediante un rayo luminoso el momento o situación de un electrón sin afectar a alguno de estos parámetros, puesto que el rayo luminoso cambiaría a alguno de ellos.
Sin embargo parece olvidarse de que todos los átomos están sometidos a increíbles cambios de luminosidad, temperatura, presión, etc. en los distintos lugares del Cosmos. Y sin embargo todas estas situaciones son normales para los átomos. Simplemente se adaptan a ella.
En una estrella por ejemplo, sus átomos pueden estar sometidos de millones de veces del potencial luminoso del rayo que nosotros podríamos usar para medir a los electrones.
Así que la solución sería muy fácil para el ejemplo de Heisenberg: Usar una cámara oscura y enviar un rayo luminoso semejante en potencial a una luz normal. Con ello sabríamos las posiciones de los electrones en un día con esta luminosidad.
Pero claro, como esto es teoría de evasión para no molestarnos en descubrir las verdades de la física, pues inventamos una teoría de incertidumbre que los cuánticos después usaran para hacer su teoría de lo imposible, es decir, usar la incertidumbre para creerse como cierto lo que los apetezca en cada momento sin tener que rendir cuentas a la física, la lógica o el sentido común.

3.- Similitud onda-partícula.

Este es otro intento de evadirnos de la realidad, principios y leyes físicas para poder así manejar los eventos cósmicos. Y digo manejar porque aunque en principio es lógico estudiar las y ver las posibilidades de estudiar los procesos físicos, si para aceptar un procedimiento de estudio como válido es necesario negar las leyes y principios físicos conocidos, entonces este procedimiento de estudio es falso y sus resultados erróneos.
Así todos conocemos la diferencia entre partícula y onda, tanto por su consistencia física como por su comportamiento físico.
Una partícula es un trozo de materia que puede moverse por el espacio y que por tanto es portadora de una inercia, momento, velocidad, dirección etc.
Una onda es una oscilación de un material debido a una fuerza aplicada. Las características de las ondas son por tanto su frecuencia de oscilación o vibración, su intensidad de oscilación, etc., es decir, nada que ver con una partícula.
Es cierto que el movimiento de muchas partículas por un lugar determinado puede inducir a producir una frecuencia de paso o movimiento, pero nunca una frecuencia de oscilación sobre ellas mismas.
También es cierto que la fuerza o inercia de una partícula puede producir una oscilación en el medio por el que circule. Pero la partículas tiene las características propias ya mencionadas y los cuerpos que oscilan a su paso tienen las suyas.
Por tanto el dicho de que: “Los fotones, electrones, etc. en movimiento se comportan se comportan a veces como partículas y a veces como ondas” es incorrecto y lo que ocurre es que todas las partículas son elementos materiales con inercia, momento, velocidad, etc., y cuando atraviesan un medio, este puede deformarse, oscilar y producirse ondas en el mismo.
Es decir, la física clásica trabaja adecuadamente en todos los puntos de Cosmos.

Luego si la física cuántica dice que las partículas son a veces ondas, entonces la mecánica cuántica tiene que explicar cual es el medio físico que oscila produciendo estas ondas; qué fuerzas producen y mantienen dichas oscilaciones; cómo cambia la materia continuamente de materia a fuerza de oscilación, etc.
Proponer raros postulados sin ninguna explicación al respecto y negando el mismo tiempo todas las leyes físicas con el único fin de que se cumplan nuestras fórmulas cuánticas es una simple y desnuda falsedad y cínica pretensión.

4.- Ordenación de electrones en los átomos según la mecánica cuántica.

Este es otro de los temas que siempre he tachado de ridículo e incluso grotesco en su solución. Lo primero es negar toda ley y comportamiento físico por parte de los átomos y sus electrones.
Se dice que existe cierta posibilidad de que se encuentren los electrones situados en cierto lugar del átomo. Pero sin haber comprobado jamás que ello sea así. Simplemente fundados de una fórmula inventadas cuyos parámetros son erróneos y están viciados desde sus cimientos.
Pero es inaceptable (en lógica) que se diga que las leyes físicas allí no actúan, y por tanto el electromagnetismo, gravedad, fuerza centrífuga-atracción electromagnética, etc., no existen, y que quien mueve allí a los electrones es una fórmula matemática incierta.
Todo esto vemos que es una vergonzante mentira, pues con cualquier bobina que proporcione campos magnéticos podemos mover electrones por un conductor, ya sea por dentro o fuera de los átomos del conductor.
Además en este caso cualquiera podría decir:
"Bien, si realmente las partículas solo atienden a fórmulas matemáticas y no a fuerzas físicas, para qué necesitamos centrales eléctricas, nucleares, aceleradores de partículas, etc. Juntemos unos varios cuánticos que hagan fórmulas de aceleración y movimiento de partículas y electrones y ya tenemos el problema resuelto".
Para además hay otro indicativo de lo grotesco del tema, y es que los cuánticos en vez de construir una fórmula radial que distribuya los electrones en rotación alrededor de los núcleos como ya lo hacía los defenestrados Rutherford y Bohr, aquí dan un gigantesco pasa atrás en el tiempo, en el conocimiento y sobre todo en la inteligencia, y distribuyen a los electrones con un sistema de coordenadas cartesianas, pegados unos a otros como abejas en una panal o como uvas en un racimo.

5.- La mecánica cuántica como función probabilística.

Uno de los principios que aduce la mecánica cuántica como modo y justificación de su funcionalidad es la de fundamentarse y estructurarse como sistema de probabilidades que tienen de producirse los distintos eventos físicos.
Este principio sería del todo respetable si se cumpliesen y siguieran las más elementales normas de la verdad y lógica científica.
Pero no se hace así, sino como se suele decir "se trata de comenzar a construir la casa por el tejado".
Para la creación de toda formulación y principio probabilístico es necesario conocer con antelación los fundamentos y elementos que intervienen en el evento a estudiar.
Por ejemplo, estudiar los principios genéticos y ver las posibilidades de mutaciones, rasgos hereditarios, etc.
Después haciendo un seguimiento de la funcionalidad y modo de actuación de estos elementos se puede llegar a concretar las posibilidades de los distintos resultados del evento y proponer una fórmula de probabilidades que veamos nos da los resultados adecuados del mismo.
Pero no, los cuánticos son más listos que todo eso. Se fabrican primero sus fórmulas y después se niega toda intervención de los principios y leyes físicas diciendo que en tal o cual sitio solo actúan dichas fórmulas inventadas a su antojo.
Con todo esto, muchas veces veo una similitud enorme entre las creencias religiosas y la mecánica cuántica.
--Primeramente se crea el principio o dios a adorar y seguir en todo momento. Por ejemplo la milagrosa función de onda, que sirve para todo y que no diferencia entre freír un huevo o mover un electrón.
--Después se niega y califica como pecaminosa toda lógica y ley física.
--Y por último como toda religión se adapta a cada circunstancia, explicándola alegóricamente con principios y bases comunes (de fe o de probabilidades sin bases y mal planteadas) a todos los eventos, pero distantes totalmente de la realidad física de los mismos.
Así con la mecánica cuántica se puede explicar todo, pero de una forma errónea y lejana a la realidad.
Por ejemplo, yo puede explicar el clima en España de la siguiente forma (cuántica):
***Los fenómenos meteorológicos están sometidos a las leyes cuánticas de forma que tanto borrascas (-1) como anticiclones (+1) son elementos cuánticos con un spin que les da su potencial de giro y de capacidad de producir lluvia, (en borrascas a mayor spin, mayor cantidad de lluvia, viento, etc.).
Al mimo tiempo, todas las borrascas o anticiclones están delimitados por su azimut que les hace situarse más al norte o sur de la Península Ibérica (mientras mayor grado de azimut, más al norte se desplazan).***
Esta misma forma de análisis sirve para todo tipo de cuestiones desde una epidemia vírica, hasta una corrida de toros.
Entonces porqué este artículo crítica tan duro con la mecánica cuántica.
Pues por el talante, principios y formas de usar este sistema cuántico de probabilidades.
Es decir, primero se sacan fórmulas erróneas, sin fundamentos ni bases físicas de los sustenten (Incertidumbre, constante de Planck, etc.) que nada tienen que ver con la realidad y comportamiento físico de las partículas, átomos, etc.
Después se niega la consistencia y efectividad de todos las leyes físicas, fuerzas, momentos, etc. que intervienen en todos los lugares del Cosmos.
Y por último, y a consecuencia de lo anterior, pues se dan explicaciones falsas, con conceptos falsos a los distintos eventos que se producen en el Cosmos.
O sea, igual que las religiones.
No obstante, y como ya explico en mi modelo cósmico, estoy convencido de que con el continuo estudio, aportación de descubrimientos físicos, etc. la mecánica cuántica irá reconvirtiéndose en lo que realmente debería ser, un sistema matemático de diseño de las probabilidades reales que tienen los eventos físicos de producirse.
Pero nada de mecánica cuántica, sino sistema matemático de probabilidades basado en datos y estudios físicos reales, y no en fórmulas alegóricas e imaginarias como lo es en este momento.

--//-- Bien hasta aquí he expuesto una síntesis de crítica sobre la mecánica cuántica, aunque en mi web de cosmología pueden ver más.

En la ampliación de este tema vemos mi visión de la extraña e inverosímil imaginación de Einstein o del "cacao", "embrollo" o pozo sin fondo en que se está metiendo la teoría estándar con la ayuda de sus enormes e inconmensurables aceleradores de partículas.

No obstante y para aquellos que deseen tener una idea de la estructura atómica (mi modelo de átomo) de una forma muy simple se podría resumir así:

Toda acumulación de materia crea dos grandes campos de fuerza a su alrededor.
1.- Los campos gravitatorios.
2.- Los campos magnéticos.
Los campos gravitatorios cohesionan las masas y mantienen la materia unida.
Y los campos magnéticos –antagónicos a la gravedad- tratan de redistribuir la materia por el espacio y para ello crean órbitas alrededor de los grandes núcleos materiales y grandes partículas y sobre estas órbitas distribuyen a partículas materiales más pequeñas. (Los campos magnéticos de los átomos hacen orbitar a sus electrones; los electrones a sus neutrinos. Las estrellas a sus planetas; los planetas a sus satélites, etc.) Y en las galaxias los campos magnéticos de éstas hacen rotar a las estrellas sobre el centro de la galaxia creando un equilibrio de fuerzas entre la gravedad que atrae materia y el magnetismo que trata de redistribuirla.
Los campos magnéticos según su potencial puede comportarse, actuar y apreciarse en distintos grados y niveles: Alto potencial magnético que destruye estrellas y átomos; medio potencial o electromagnetismo que crea órbitas y capta electrones (y planetas); bajo potencial que capta o cede partículas y calor en las reacciones químicas; emisión y captación de luz, color y espectro, etc.

Las explicaciones más detalladas se encuentran en la web de mi modelo de Cosmos.

Relatividad.

La Relatividad de Einstein es una teoría, que aunque intuitiva en muchos casos y con algún punto de aproximación a la realidad de la física en algún otro, en su conjunto representa un cúmulo de desaciertos tales que amanera y distorsiona la comprensión de los fundamentos físicos.
Cuando se revisa esta teoría y se ve el apoyo y aceptación que tiene en los medios científicos uno -que es mal pensado- piensa que este apoyo quizás se deba a influencias internas o externas que poco tienen que ver con el rigor científico.
Y digo esto porque cualquier circunstancia, prueba o evento científico se manipula en sus deducciones para concluir que la relatividad es cierta y efectiva.
Pero como no es justo descalificar sin expresar el porqué y cuando, pues veamos algunos ejemplos:

1.- La velocidad de la luz es la misma con respecto a cualquier marco de referencia:

Esto se ve claramente que no es así con ejemplos simples como por ejemplo:
--La primera consideración es la imposibilidad física de que eso sea así.
Se demuestra continuamente que la luz se DESZPLAZA y que lo hace con velocidad c. Esto se ve por ejemplo cuando se manda un impulso de luz sobre un espejo y vuelve a nosotros al cabo de un tiempo.
Luego si la luz son corpúsculos de energía que se mueven a cierta velocidad, ello imposibilita que tengan la misma velocidad con respecto a cualquier cuerpo en movimiento.
Y eso se ve en el ejemplo siguiente y en todos los que podamos hacer.
--Si lanzamos dos cohetes en sentido contrario a alta velocidad (los dos a la misma velocidad), y junto a uno de ellos un rayo de luz, vemos que pasados algunos segundos las distancia entre el rayo y cada cohete es distinta y por tanto su velocidad relativa también.
--Sin embargo se justifica esto por el experimento de Michelson-Morley, cuando en dicho experimento el rayo de luz está incluido dentro del dispositivo y por tanto es como si el dispositivo en su conjunto estuviera en estado de reposo. Es decir, no le afecta el tipo ni dirección del movimiento del dispositivo.
Un ejemplo simple similar a este experimento, puede ser el consabido ejemplo del tren muy usado por Einstein: Si un pasajero anda por el interior del tren, sus movimientos con respecto al vagón no se distorsionan sea cual sea la dirección de circulación del tren.

2.- Decrecimiento del tiempo con la velocidad:

La relatividad tiene un cúmulo de contradicciones entre sus mismas bases y postulados.
Uno de ellos es este referido al decrecimiento de tiempo con la velocidad.
Lo primero que hay que tener en cuenta es que la velocidad, y por tanto la velocidad de la luz, no es ningún elemento cósmico, sino la cantidad y relación entre dos elementos cósmicos y físicos primarios que son el espacio y el tiempo.
En este sentido decir que la división o relación –la velocidad- entre el espacio y tiempo es la que maneja a estos elementos físicos primarios es de tal incongruencia y falta de lógica que es difícil creérselo, (aunque haya muchos que lo crean).
Pero es que además para que dicha propuesta se cumpla, -es decir, para que la velocidad de la luz exista realmente con un valor absoluto- antes ha existir un tiempo y espacio estacionarios, puesto que si no la velocidad de la luz c no puede tener un valor estable e inamovible ya que no es elemento físico, sino relación entre elementos. En el momento de que el tiempo aumente o disminuya, la velocidad de la luz pierde su estabilidad y valor.
Ahora bien, si el espacio y tiempo son estacionarios, entonces no aumentan ni disminuyen con la velocidad de la luz.
Es decir, es el principio de contradicción por excelencia.
Y esto se ve con cualquier ejemplo práctico que pudiésemos hacer. Por ejemplo:
Tenemos que, según esta teoría, la tierra tiene que llevar un tiempo más lento que el sol, pues giramos a su alrededor con mayor velocidad que él.
Si el cualquier momento lanzamos un cohete en dirección contraria al giro de la tierra, tendremos que en dicho cohete el tiempo será más lento que en la tierra. Pero a la vez es igual de lento que el tiempo del Sol.
Como se ve esto es imposible a no ser que se mida la velocidad de los elementos con respecto a un espacio total estacionario y a un tiempo total estacionario.
Y si así fuera, entonces dicho espacio y tiempo no variarían con la velocidad de la luz.

* Muchas de estos errores (y otros tales como el aumento de la masa inercial a la velocidad de la luz) relativistas tienen su nacimiento por el desconocimiento de las propiedades de las fuerzas (velocidad de ejecución) que explico en la página arriba expuesta: Velocidad de desarrollo de las fuerzas.

Pero no quiero ser demasiado duro con el bueno de Einstein, y aunque he criticado y estoy en contra de la forma de solucionar sus intuiciones con la teoría de la Relatividad, ya que entiendo que todos los eventos y circunstancias del Cosmos lo soluciona la física newtoniana, si quiero hacer homenaje a sus últimos años en los que fue minusvalorado –como yo ahora- y menospreciado por su confusión en el intento de establecer una teoría del Todo o de unificación de las fuerzas y elementos del Cosmos.
Por ello, a Einstein y a sus últimos años de incomprensión les dedico mi teoría de unificación con la cual se explican todos esos principios que Einstein buscaba.

La Teoría Estándar.

Y claro, con estas bases anteriores, ¡Que le podemos pedir a los diseñadores de la Teoría Estándar !
Así que como se suele decir, creo que “están más liados que la pata de un romano”.
Personalmente estoy un poco enfadado con los estudiosos e investigadores de esta teoría, pues llevo muchos años exponiéndoles mis modelos atómicos y cósmicos así como enviándoles todo tipo de resúmenes, estudios, incluso libros de estos modelos. También miles de intentos de conectar con ellos en cartas, e-mail, etc. y jamás me contestaron a nada de ello. Debe ser por el lío mental que tienen con esta Teoría Estándar.
No obstante, tengo cierto respecto hacia ellos pues entiendo que son honestos en sus deducciones y hacen los que pueden por descubrir las esencias del Cosmos.
Pero como lo cortés no quita lo valiente, pues analicemos un poco sus deducciones:
Como puse anteriormente, en el Cosmos y en la construcción de los sistemas gravitatorios tales como átomos y estrellas e incluso galaxias, dos son las únicas fuerzas que existen en esta estructuración: Campos gravitatorios y campos magnéticos.
Cualquier núcleo atómico, electrón, pequeña o gran partícula; estrella, planeta, galaxia, asteroide, etc. es solo materia que produce sus campos magnéticos y éstos pueden atraer y hacer girar -a su alrededor- a otras partículas o cuerpos más pequeños. Y no hay nada más.
Los potenciales y cargas magnéticas o electromagnéticas en cada caso dependen de la magnitud y elementos que compongan el sistema (núcleo y sus orbitales), y cuyos principios y razones se detalla según la Ley de Equilibrio Universal de la energía en el espacio.
Ahora bien, la Teoría Estándar propone una cantidad de fuerzas y partículas diferenciadas que no existen en realidad.
Las fuerzas que propone son solo la fuerza magnética en sus distintos niveles, y las partículas que propone son solo trozos de materia con sus campos correspondientes según sus dimensiones. El problema de estas propuestas es que cada vez que aumenten la capacidad de los dispositivos de búsqueda y rastreo de partículas (por ejemplo, los aceleradores de partículas) se irán descubriendo más y más partículas y más y más fuerzas en ellas. Así su número puede tender a infinito o de hasta esos 10^57 tipos posibles.
Y claro muy posiblemente cada vez se esté más confundido con el modo de estructuración del Cosmos.
Así hoy vemos discusiones sobre la información que llevan inscritas cada partícula como si fueran ficheros informáticos.
En el mismo sentido y con el aumento exponencial de sus "supuestas" partículas no solo se van complicando la forma de estructurar los átomos, sino que se va haciendo cada vez más difícil la forma de explicar cómo pudieron crearse tal cantidad de partículas y tipos de fuerzas desde la "supuesta" y simple energía que existía antes del Big-bang.
Por tanto el lío o embrollo aumenta también exponencialmente.
En este sentido suelo decir que: "Los principios y fundamentos del Universo suelen tan simples y sencillos que a las complicadas y rebuscadas mentes de muchos científicos les cuesta trabajo deducirlos".
Pero bueno, tengamos fe en que se aclaren un poco.
Y ya saben, para ello lean mis modelos atómicos y de Cosmos.

Lamentablemente el estamento científico actual es un ente cerrado y jerarquizado que puede asemejarse a un bunker con lobby de muchos miles de cuánticos y relativistas; “docenas” de aceleradores de partículas con miles de millones de presupuesto, así como una estructura científica que no puede permitir (o escuchar) que nadie les muestre nada de física que no venga de ellos mismos.
Por lo cual me hago a veces una pregunta:
¿Cómo reaccionaran cuando se den cuenta de que sus teorías y conceptos cósmicos solo son un cúmulo de despropósitos o torre de Babel cuyas pieza no encajan entre ellas y que está a punto de derrumbarse?.
Al final en mi mar de dudas siempre me queda una última interrogante:
¿Realmente no son conscientes del gran galimatías que tienen montado, o simplemente “quieren seguir viviendo del cuento” y no “matar la gallina de los huevos de oro”, que sería descubrir y exponer la simple y llana verdad de la estructuración del Cosmos?

Saludos y gracias a quien haya podido llegar leyendo hasta el final de este artículo.
Fernando.

Málaga, Febrero 2007

1