Cerebro y Conciencia
La Mente

Diferencia cualitativa entre Cerebro y Ordenador
Integración de datos
De ferman: Metafisica 1995 --- Página personal Y English version

Se pueden ver resúmenes completos de mis principales estudios en:

FÍSICA:
Modelo de Cosmos ||| Modelo atómico||| Velocidad de las fuerzas ||| Imanes : Polaridad Magnética N-S
MATEMÁTICAS:
Coordenadas Radiales ||| Teoría de los conjuntos físicos y matemáticos | Producto algebraico de conjuntos ||| Ángulos planares: Trimetría ||| Propiedades de la división
VARIOS TEMAS:
Moléculas esféricas: Benceno ||| Metafísica ||| In Herencia Genética
INVENCIONES:
Motor Rotatorio ||| Teja Andaluza
ARTÍCULOS:
El triángulo de la Basura : Mecánica cuántica, Relatividad y Teoría Estándar ||| Los núcleos de las galaxias
||| Formación de los hidrocarburos, el agua y los principios vitales sobre la tierra ||| Fórmula del Cosmos : (Metafísica)
|||Cerebro y Conciencia
Email:[email protected]

Cerebro y Conciencia

En mi obra de metafísica de 1995 ya exponían la que es para mí la diferencia esencial entre el trabajo del cerebro y la del ordenador. Por supuesto, aparte de la capacidad de nuestro cerebro de usar fuentes sensitivas, sentimentales e instintivas, las cuales también se explican en la mencionada obra.

Pues bien, entrando ya en el tema y para simplificar, digamos que

El cerebro trabaja en conjunto por medio de la integración y valoración al mismo tiempo de todos los datos relativos al problema, mientras que el ordenador trabaja dato a dato y punto por punto, es decir, bite a bite.

Esto es esencial puesto que es lo que diferencia a una máquina de un ser humano, además del aspecto sensitivo.
La característica bioquímica del cerebro le hace competente para la retensión y mantenimiento en el tiempo de los datos informativos y de memoria que necesita para la creación y mantenimiento de un pensamiento, deducción, vivencia, etc.
En cambio el ordenador en cada instante lo que hace es encender un bite, después otro, etc. y nunca analiza el problema en su conjunto, con lo cual no pude comprenderlo.
Pongamos un ejemplo práctico para ver la diferencia entre cerebro y ordenador.
Si encendemos el ordenador y pinchamos en un dibujo o foto cualquiera para verlo en la pantalla, tendremos que el ordenador en cada instante de tiempo emite un píxel sobre la pantalla, después otro, otro y así sucesivamente hasta conformar el dibujo. Y después repite el dibujo al emitir otra sucesión de píxeles.
Pero en un instante cualquiera y para el ordenador, solo existe un píxel sobre la pantalla.
En cambio, al ser mucho más lento e integrado el proceso ojos-cerebro, la persona que observa la pantalla ve y retienen en su totalidad el dibujo de la misma, de tal manera que puede estar observándola el tiempo que quiera en su totalidad, analizarla, tomar conciencia de ella y comprenderla, etc. Cosa que el ordenador no puede hacer.

Otro ejemplo puede ser el del árbol de navidad.
Si tenemos un gran árbol de navidad con miles de bombillas y los observamos en la oscuridad con todas bombillas encendidas entonces contemplaremos al árbol en toda su extensión y nos maravillaremos del mismo por su montaje, contenido, etc. y todo ello gracias a que podemos verlo, valorarlo y apreciarlo en su conjunto y hacer que nuestro cerebro al mismo tiempo de vida a nuestro sentimientos navideños, hogareños, etc.
Es decir integramos enormes cantidades de información, visión, sentimientos etc., todos ellos valorados al mismo tiempo.
Sin embargo si este árbol lo representarse un ordenador, él solo podría observar en cada instante una bombilla encendida, después otras, etc. y por tanto no podría obtener la observación completa del árbol. Solo una luz tras otra.

Así pues, al trabajar el cerebro con todos los elementos de un problema a la vez, dicho cerebro puede tomar conciencia del problema en su conjunto, sentirlo en su totalidad, comprenderlo en su totalidad, etc.
Por tanto con el trabajo de conjuntos de datos que hace el cerebro, podemos ya comenzar a contemplar elementos superiores de la psiquis tales como el de la conciencia.

Conciencia.

Como definición de la conciencia podíamos dar la siguiente:

Conciencia es el estado "vivo" de conocimiento de cualquier evento, cuestión o principio, el cual consiste en la integración y unísona valoración (al mismo tiempo) de los datos fundamentales de dicha cuestión.

En este caso la conciencia de cualquier hecho es el estudio, visión, vivenciación y valoración total de un hecho con el uso total e integrado de todos sus datos, sentimientos, etc.
Por tanto aquí podríamos ya especificar los distintos tipos o niveles de conciencia.

---Capacidad de Conciencia del ser humano, que sería la capacidad mental de obtener conciencia y valoración de cualquier hecho o acontecimiento, visto y analizado en su conjunto mediante la unificación e integración de todos los datos, sentimientos, etc. referentes al mismo.

---Conciencia moral que sería la referida exclusivamente al uso de las cuestiones y enseñanzas morales o sociales que tenemos.

---Y conciencia específica que será la referida a cualquier hecho concreto que estemos estudiando o analizando.
Por ejemplo, si tomamos conciencia de la necesidad de respetar el medio ambiente, la cual obtenemos mediante la observación y valoración del deterioro de este medio ambiente.

---Estado Conciente o Estado de Conciencia, que será un estado de la conciencia fundamental del individuo al que todavía no hemos accedido, pero que estamos entrando en él. .
Este estado consiste en la toma de conciencia general de nuestros fundamentos espirituales y conocimientos básicos del Cosmos y de nosotros mismos, y que será de casi continuo uso en estado de vigilia.
Dicho estado nos proporciona una continuada valoración de nuestra características y capacidad espiritual, moral, etc. que puede ser compatible y paralela con la obtención de otras conciencias específicas para cualquier tema.

Así pues sacamos como conclusión que la diferencia funcional esencial entre cerebro y ordenador consiste en su forma de trabajar puesto que el cerebro trabaja con enormes conjunto de datos que visiona al mismo tiempo, mientras el ordenador trabaja secuencialmente, dato a dato, con lo cual el cerebro puede estudiar y comprender en su conjunto cualquier problema y por tanto obtener conciencia de cualquier del mismo, mientras que el ordenador no tiene capacidad.

La Mente
Vías estructurales y funcionales

Cerebro y Mente.

Diferencias.

Para explicar los conceptos y principios psíquicos suelo poner como ejemplo por su simpleza al libro.
Y en el caso de explicar las diferencias entre cerebro y mente también es muy expositivo el ejemplo del libro.
El libro tiene como nosotros un cuerpo físico y unos conocimientos metafísicos.
Así las hojas, encuadernación, incluso las letras son elementos físicos pues están hechos de materia. Sin embargo si ya nos fijamos en la construcción de palabras vemos que éstas pueden contener ya expresiones y conceptos inteligentes y no físicos.
Y si utilizamos una frase vemos ya claramente que contienen unos elementos físicos que son las letras y unos elementos metafísicos que son los conceptos y exposiciones que hace la frase.

Del mismo modo, nuestro cuerpo, cerebro y mente tienen enormes semejanzas con el libro.
-- Las hojas, forros, encuadernación, etc., serían nuestro cuerpo.
-- Las letras y números serían las neuronas de nuestro cerebro.
-- Y por últimos las exposiciones, conocimientos y conceptos serían nuestra mente.

Así mismo, y para diferenciar el cerebro de la mente, es decir para diferenciar lo puramente físico de nuestro cerebro de los conceptos y manifestaciones con contenido metafísico o inteligente que conforman nuestra mente, podemos poner un fácil ejemplo cual es el de la música.
Así comparando una orquesta con nuestro cerebro y mente distinguimos claramente lo que puede ser el cerebro y lo que puede ser la mente:

En una orquesta el Cerebro son los instrumentos que tocan, y la Mente es la musica que es tocada.

Razón y Desarrollo de la vida y la psiquis.
La energía como principio vital

Para encontrar la primera causa del nacimiento de la vida y del desarrollo de la psiquis humana, hemos de remontarnos al inicio de Cosmos. Por supuesto antes del Big-bang, el cual es solo un acontecimiento más de los muchos que se producen en el Universo.
Con ello quiero decir que las fuerzas que desencadenan y terminan produciendo la vida en el Universo ya están programadas en la misma esencia de la energía cuando ésta se distribuye por el Cosmos.
Puesto que el tema de la energía puede ser muy largo de explicar, y este no es el lugar adecuado, pues obviaremos la explicación pero nos quedaremos con la idea de que la fuerza de equilibrio de la energía en el Cosmos es la que posteriormente impulsará la creación de la vida en muchos lugares del Universo.
Pues bien, situándonos ya a nivel atómico, observamos que cada átomo tiende a unirse con los demás para equilibrarse en su conjunto, y de esta manera formar moléculas.
Luego los átomos ya tienen un impulso (fuerza) o necesidad de equilibrarse, necesidad de unión.
Además los átomos pueden escoger a sus átomos consortes más adecuados; cambiarlos si aparece otro mejor; cambiar de pareja o grupo cuando la temperatura o energía lo propicia, etc.
Y ya en átomos muy particulares como son el carbono, éstos pueden formar grandes moléculas, cadenas moleculares, colonias moleculares simbiótica, micro-células, células, etc. y todo ello dirigido por la necesidad de mayor equilibrio energético del conjunto.
Es decir, la necesidad y el impulso para un completo ESTADO DE EQUILIBRIO ENERGETICO en los átomos hace que estos tomen muchas posturas diferentes y creen grupos diferentes según las circunstancias.
Pues bien, y tratando de simplificar, este estado de “necesidad de equilibrio energético” y la fuerza de impulso para su ejecución que ya tienen los átomos, es el que después se sigue conservando y diversificando en las moléculas, macromoléculas, colonias moleculares, células, órganos y cuerpos de los animales.
Así que de la necesidad arcaicamente primaria, como es el equilibrio energético en los átomos, nace y comienza a convertirse el embrión del primer instinto animal, que a su vez pude decirse que es un instinto o necesidad que se va creando en forma exponencial como necesidad o instinto molecular, celular, orgánica, etc.
Y este primer instinto es el instinto de la alimentación:
Los átomos necesitan alimentarse de otros (unirse a otros) para equilibrarse adecuadamente.
Las moléculas necesitan alimentarse para equilibrarse adecuadamente.
Las células necesitan alimentarse para equilibrarse adecuadamente.
Y los seres vivos en su conjunto necesitan alimentarse para equilibrarse adecuadamente.
Por tanto y resumiendo, el origen de la vida (incluida la vida psíquica) está en la propia esencia de la energía cósmica.
Podemos decir que el Cosmos nace ya buscando la consecución de la vida en su seno.

Los instintos y sentimientos

Ya situados a nivel de un ser vivo desarrollado, vamos a revisar un poco qué son los instintos y que los sentimientos primarios de este ser.
El bloque instintos-sentimientos son unos módulos, dispositivos o programas cerebrales para que mediante su ejecución consigamos obtener del exterior todo cuanto necesitamos para la vida del individuo.
Pero estos programas cerebrales constan de dos características muy diferentes.

---En primer lugar estaría el sentimiento el cual es un impulso o necesidad profunda de conseguir alguna cosa para satisfacer alguna necesidad de sujeto.
Recordamos que el sentimiento lleva implícita el impulso o fuerza de ejecución necesaria. En el caso del instinto primario de alimentación, el hambre sería el sentimiento o fuerza que inicia el proceso de obtención de comida.
Este sentimiento o necesidad profunda vendría en principio directamente de aquella necesidad de equilibrio energético de las propias células del ser vivo.
Por tanto el instinto de alimentación llevaría aparejado el sentimiento de hambre, el cual provienen directamente de la necesidad de equilibrio energético molecular y celular.
Si nos fijamos, los sentimientos tienen dos valores, uno positivo para pedir y otro negativo para rechazar. Así tendríamos hambre en positivo y saciedad en negativo.
Por tanto los sentimientos son las bases sensitivas con fuerza y voluntad que impulsan a la ejecución de las acciones pertinentes para conseguir lo que necesitamos.
Como revisaremos posteriormente, los sentimientos conllevan la fuerza de ejecución de las acciones psíquicas y por tanto ya aquí se contempla la existencia de la voluntad, en este caso voluntad instintiva.
Así que cada sentimiento tendrá una voluntad positiva para ejecutar o negativa para rechazar, aunque como decimos es una voluntad eminentemente instintiva que después habrá que completarla con otras decisiones más afinadas y comparadas.

---Pero además del sentimiento, en los seres vivos se ha de emplear un método más o menos inteligente para conseguir la comida.
Pues bien, el programa básico inteligente para conseguir satisfacer las necesidades del sujeto es lo que llamamos instinto, aunque normalmente los unimos formando un solo término (instinto) que engloba a instinto (proceso inteligente) y sentimiento (impulso definido para ejecutar).
Así si queremos conseguir comida, tendremos que usar de unos métodos básicos para hacerlo, y estos métodos inteligentes o semi-inteligentes también forman parte del instinto.

Soporte cerebral de los instintos-sentimientos

Ahora bien, los instintos-sentimientos tienen que estar programados en el cerebro y para ello esto debe de tener toda clase de enlaces neuronales estables para ejercer las acciones necesarias para satisfacer los instintos.
La parte inteligente de los instintos, o sea, la que nos diría como conseguir satisfacer el instinto, pues está formada por módulos o grupos de neuronas que impulsen este trabajo.
Pero además para el sostén de los sentimientos también ha de existir sistemas estables que mantengan el “sentir” positivo o negativo mientras no se consiga lo que se quiere.
Pues bien, aunque no tenga prueba de ello, entiendo que todo el sistema de sentimientos se hallan soportados por neuronas específica que podríamos llamar “neuronas sensitivas” las cuales tendrían el fin principal de “sentir sensaciones positivas o negativas” según su estado interior, y que sería bioquímico y muy variado según al especifico instinto a que pertenezcan.
Así que teóricamente, las neuronas sensitivas estarían configuradas y soportadas por moléculas bioquímicas capaces de producir estados sensitivos. Sería algo semejante a tomar un estado ácido para sentimientos positivos y básico para negativos o viceversa.
Por tanto y para cada instinto, se habrían desarrollado neuronas específicas con capacidad de expresar diversas sensaciones según al instinto a que pertenezcan.

[HOTLIST]

El árbol de los instintos y sentimientos

Hemos visto anteriormente cómo de la propia energía cósmica nace el instinto de alimentación en los seres vivos.
Pero ¿Y los demás instintos y sentimientos?
Pues entiendo que del mismo sitio, como ramas nacientes de un tronco común que van diferenciándose progresivamente hasta crear sus propios y diferentes instintos y sentimientos.
Es decir, de la propia base de hambre del instinto de alimentación puede muy posteriormente nacer el deseo o hambre sexual, deseo de posesión, de poder, fama, reconocimiento social, etc.
Cada uno con sus sentimientos algo diferenciados y específicos.
El instinto de conservación, aunque parece algo diferente, posiblemente se conseguiría en su parte de positiva como agresividad o fuerza para conseguir las cosas, nacida del mismo tronco del sentimiento hambre, y en su parte negativa o de huida, nacida también de la parte negativo del instinto de alimentación, o sea, rechazo y por tanto huida.
Luego las simples bases del instinto de alimentación pueden irse bifurcando en ramas más específicas para otros instintos y sentimientos, donde cada una de dichas ramas y nuevos instintos añade y toma sus propias características específicas.

[HOTLIST]

Vías estructurales y funcionales de la mente

En su trabajo, la mente humana (o animal) deberá de seguir unos procesos y métodos de funcionamiento así como unos módulos más o menos específicos para la realización de cada tipo de función.
Para su estudio nosotros vamos a dividir las formas de trabajar de la mente en dos vías paralelas aunque algo diferentes una de otra.
Estas dos vías serán la vía estructural que se acercar y asemeja más a la forma de estructuración del cerebro, y la vía funcional que está más cercana al trabajo mental que el cerebro produce.
Pues bien, en cada vía encontraremos diversos módulos especializados cada uno en una función determinada de la mente.

Vía Estructural

La vía estructural como hemos dicho es aquella que nos define o incluye módulos mentales que están íntimamente ligados a las estructuras neuronales del cerebro. Es decir están próximas a los elementos físicos del cerebro.
Como sabemos, los conjuntos neuronales del cerebro funcionan en coordinación unos con otros y tratan de dar satisfacción a las necesidades del individuo.
Pero para realizar bien su trabajo debe de haber unas vías y métodos de coordinación de trabajo, perfectamente organizadas y definidas.
Así y fijándonos en la funcionalidad y el trabajo realizado, nosotros podemos deducir los módulos principales que ejecutan las acciones cerebrales.
Estos módulos, como se exponen en el dibujo, sería los siguientes:

Entradas S-N
Instintos y sentimientos
Discriminador sensitivo
Discriminador inteligente
Motor y salida.

[HOTLIST]

Entradas S-N

Las entradas S son el acceso al cerebro de información emitida por los sentidos S (vista, oído, olfato, etc.) y las entradas N son los accesos al cerebro de las necesidades corporales y vitales que el cuerpo del individuo envía al cerebro para que sean satisfechas sus demandas.
Pues bien, estas entradas desencadenan en el cerebro la creación de estímulos y los trabajos mentales necesarios para asimilar, compensar o resolver las situaciones creadas por las informaciones recibidas.
Luego las entradas S-N son la información, estímulos y peticiones que llegan al cerebro para que sean resueltos adecuadamente por éste.

Instintos y sentimientos

Los instintos y sentimientos son los programas sensitivos-inteligentes básicos para el trabajo cerebral y resolución de problemas.
Recordemos que la base inicial está en los sentimientos que tienen ya semi-voluntad para la ejecución de acciones.
Así el hambre es un impulso hacia la consecución de comida, y por tanto, una fuerza para ejecutar una acción determinada.
En tal caso, las informaciones y necesidades que nos llegan del primer módulo de entradas, penetran en el módulo I-S y excitan a aquellos instintos-sentimientos que son competentes o están programados para la información entrante.
Una vez excitado el sentimiento-instinto adecuado, éste queda cargado de potencial para ejecutar las acciones pertinentes.
Lógicamente los instintos-sentimientos han de quedar cargados de potencial hasta que se ejecutan las acciones pertinentes, pues de lo contrario nunca se conseguirían satisfacer las peticiones que son requeridas al cerebro.
Esta anterior consideración es muy importante, pues en ella consisten los Deseos y Miedos que se estudiaran más adelante, y que son las bases de la vida cotidiana (y onírica –sueños) de los individuos.
Por tanto ya tenemos hecha una revisión del segundo módulo (instintos-sentimientos) de la mente.

Discriminador sensitivo

Pero la mente humana no es tan sencilla, sino que contiene muchos instintos, muy variados y en la mayoría de los casos contradictorios unos de otros.
Y es aquí donde comienza el trabajo del discriminador sensitivo, en comparar, valorar, organizas y priorizar las distintas peticiones de los instintos de la persona.
Y ya en este módulo es donde comenzamos a diferenciarnos enormemente unas personas de otras. Por ejemplo, ante una necesidad de bienes materiales, unos optarán por robar y otros optarán por quedarse sin el bien necesario.
Unos se habrán decantado claramente por el instinto de posesión y el otro por el instinto social y moral de respeto a la propiedad de los demás.
Por tanto del discriminador sensitivo sale ya la respuesta a las demandas de los distintos instintos-sentimientos.
Como vemos, aquí ya entra en su total valoración el poder de la voluntad. Es decir, los impulsos y voluntades parciales de cada instinto han sido considerados, sopesados y valorados, y el más poderoso y necesario de ellos ha sido elegido para que emita su potencial de voluntad e impulso de ejecución.

Discriminador inteligente

Pero no está resuelta aquí la cuestión.
Una vez tomada la decisión de ejecutar acciones para la consecución de los fines solicitados anteriormente, ahora hay que proceder al estudio y ejecución inteligente de dichas acciones. Y para ello está el discriminador inteligente.
Este discriminador es poderosísimo y amplísimo en su aspecto, es decir, en el de estudio y propuesta de acciones a ejecutar.
Para ello puede hacer toda clase de proposiciones, simulacros, vivencias, etc., todo ello antes de proceder a ejecutar las acciones exteriores necesarias.
Y lo hace en perfecta coordinación con el módulo anterior o discriminador sensitivo y por supuesto con el instinto que ha sido elegido para manifestarse.
Cada propuesta, simulacro, etc. es nuevamente sometido a la consideración del discriminador sensitivo e instinto para ver si éste encuentra satisfactorios los resultados previsibles.
Como vemos más adelante, esta coordinación entre discriminadores es importantísima y a la vez es la base y núcleo del pensamiento y creaciones de los seres humanos.
Pues bien, una vez estudiado, revisado y aprobado la acción a ejecutar, el discriminador inteligente (en coordinación con el sensitivo e instintos a satisfacer) se hace cargo de ir dándole las órdenes oportunas el módulo motor para conseguir lo que se desea.

Motor

Así que una vez terminado el trabajo de definición y preparación de las acciones pertinentes para conseguir las peticiones llegadas al cerebro, el discriminador inteligente va emitiendo y ejecutando mediante el sistema motor del cerebro las acciones físicas de los miembros exteriores del cuerpo necesarias para conseguir los fines requeridos.
Por supuesto que todo el proceso exterior de consecución ha de estar vigilado, ajustado, cambiado o modificado en función de los resultados que vayamos obteniendo.
Todo ello solucionado sobre la marcha por los discriminadores en perfecta coordinación entre ellos.

Vía funcional

Como hemos dicho, la vía funcional está dirigida mayormente a estudiar el trabajo mental puramente considerado.
En esta vía también podemos considerar varios módulos o métodos de actuación.

[HOTLIST]

Bases de ejecución: Instintos y sentimientos

Impulsos: Deseos + y Miedos -

............................. Despierto: Realizaciones / Vivencias mentales
Métodos o Estados:
............................. Dormido: sueños

Compensaciones.

Bases de ejecución: Instintos y sentimientos

Este apartado ya esta revisado en las vías estructurales y por tanto aquí no se ampliará por el momento.

Impulsos: Deseos + y Miedos -

Hemos visto anteriormente que: Los instintos-sentimientos han de quedar cargados de potencial hasta que se ejecutan las acciones pertinentes, pues de lo contrario nunca se conseguirían satisfacer las peticiones que son requeridas al cerebro.
Así, esta carga potencial de los instintos-sentimientos puede ser en positivo o en negativo ya que puede ser para conseguir y luchar por algo o para rechazar o huir de algo.
Cuando de lo que se trata de es conseguir o luchar por algo, a esta forma positiva de actuación la denominamos Deseos puesto que de lo que se trata de de conseguir algún bien solicitado.
Pues bien, el deseo consiste en un estado de latencia o actuación continuada que solo es borrado si se consigue la petición que este deseo lleva implícita. Si no se consigue este deseo sigue latente en la mente de la persona.
En cambio cuando los instintos sentimientos trabajan en negativo, de lo que se trata es de rechazar algo o huir de algo.
No obstante, y al igual que en los deseos, el miedo o el rechazo también quedan con potencial de ejecución, es decir, están en latencia para poder evitar el peligro si vuelve a producirse o mientras existe este peligro.
Por ello, tanto deseos como miedos son cargas potenciales que quedan en el cerebro y mente de la persona, y que hay que eliminar mediante la ejecución de acciones, o como vemos posteriormente, mediante los sueños.
Y ello es debido a que en la vida moderna es muy difícil conseguir satisfacer todos los deseos o solucionar todos lo miedos.
Normalmente solo conseguir un pequeño porcentaje de lo que nos gustaría conseguir, es decir, de lo que deseamos.

Pues bien, cada vez que un instinto sentimiento se excita, éste engendra un deseo determinado que se carga con un potencial de acción y que no queda COMPENSADO o desactivado hasta que no han sido satisfechas las demandas programadas en el deseo.

Métodos

Los métodos son las formas en que la mente desarrolla su trabajo para conseguir los objetivos o peticiones que tiene de los instintos sentimientos.
El método directo sería:

--Producir el deseo adecuado para vigilar, revisar y conseguir la petición en cuestión.
--Seguidamente discutir los pasos más adecuados para cumplir el objetivo.
--Después realizar los movimientos y trabajos exteriores para conseguirlo.
--Y finalmente una vez conseguido el objetivo, borrar el deseo que ya se ha cumplido.

A este final adecuado mediante el cual se borra el deseo, es a lo que llamaremos COMPENSACIÓN del deseo, o del miedo si es en negativo.

Pero como hemos dicho, pocas veces se cumplen todos nuestros deseos, y en estos casos se ha de producir un simulacro de compensación para que los deseos y miedos sean borrados de la mente y no terminen por agotar y agobiar la psiquis del individuo.
Algunos de estos métodos son los sueños y las vivencias mentales como vemos después.

Así que teniendo en cuenta lo anterior, los métodos de trabajo mental serían por un lado los llevados a cabo en estado de vigilia, es decir, despierto, y los llevados a cabo durante el sueño, es decir los sueños oníricos.

Compensaciones

Resumo aquí las compensaciones porque es interesante tener una idea de las mismas antes que seguir con otros temas.
Las compensaciones de los deseos es una función muy importante en la mente, y consiste en el borrado o desactivación de dichos deseos cuando estos ya no tienen razón de ser por haberse cumplido el deseo.
Dicha desactivación es simple y consiste en ejecutar los actos que están programados para satisfacer el deseo.
Es decir, el deseo consiste en una fuerza de actuación y un programa primario a llevar a cabo para conseguir lo que se desea de tal modo que cuando se completa la ejecución del deseo éste queda desactivado.
Si en la práctica de los hechos ejecutamos el programa y conseguimos lo deseado, con este proceder hemos desactivado el deseo.
Pero el problema viene cuando no podemos satisfacer o compensar los deseos como ocurre con la mayoría de los que tenemos a lo largo de nuestra vida.
Recordemos que en una vida tan complicada como la del ser humano actual, es imposible cumplir la mayoría de sus deseos. Y además estamos expuestos a muchos peligros y miedos de todo tipo.
Pues bien, para la resolución de este problema de innumerables deseos insatisfechos, la mente se aprovecha del tiempo de sueño y emite toda clase de sueños que permiten desactivar estos deseos.
Este apartado de los sueños lo vemos después, pero por ahora lo que debemos tener en cuenta es la consistencia de los deseos y miedos y su necesidad de compensarlos.
Así y como resumen digamos que:
Los deseos y miedos conllevan importantes fuerzas para la ejecución las acciones necesarias para conseguir satisfacer estos deseos, o huir de los peligros.

Trabajos mentales en estado de vigilia o despiertos

Los trabajos mentales directos que hemos mencionado serían los adecuados y para los que el cerebro y mente están creados, es decir, producir deseos y cumplirlos en la realidad de las cosas y no mediante sublimaciones facticias como son las vivencias mentales y los sueños que vemos después.
Pero claro, estas dos últimas formas de compensación o sublimación son necesarias para el buen funcionamiento de la mente, y al final, también para la productividad y mejoramiento de la mente del individuo.

Como hemos dicho en la mente en vigilia se puede producir el trabajo mental directo con realizaciones reales sobre el exterior para conseguir lo que se desea, pero también se producen las vivencias mentales, o ensoñaciones inteligente durante la vigilia, las cuales ya no tratan de conseguir los objetivos exteriores de la petición, sino simplemente hacer un simulacro o vivencia mental que sea semejante a las peticiones del deseo.
Así que tendríamos las dos situaciones:

1.- Método directo y llevado a la practica del trabajo mental.
2.- Vivencias mentales o simulaciones interiores y no llevadas a la practica exteriormente.

1.- El Método directo ya lo conocemos y es el de la lógica animal, es decir, ejercer las funciones mentales para conseguir satisfacer las necesidades físicas de los individuos.
Y como ya hemos dicho, consiste en aplicar en el exterior las deducciones mentales producidas.

2. – El método de vivencias metales simuladas es una facultad ya más desarrollada de los seres humanos que de los animales.
Como nosotros hemos aceptado el método directo de trabajo mental como las simulaciones y deducciones necesarias cuando éstas son aplicadas para conseguir lo que deseamos, aquí vamos a revisar solo las simulaciones o vivencias mentales sin aplicación práctica exterior.

Una pregunta pertinente en este caso sería, ¿Para qué son útiles estas vivencias interiores de la mente?
Pues mi entender, para dos opciones importantes:

Vivencias mentales compensatorias

Una mas primaria y de índole compensatorio de los deseos que tenemos, es decir, la consabida sublimación de los deseos y

Vivencias creativas

Otra mucho más sofisticada y de superior desarrollo psíquico que seria la creación interior de vivencias para satisfacción espiritual del individuo.

Vivencias mentales compensatorias

El uso de vivencias mentales compensatorias de los deseos es una necesidad o práctica positiva para la psiquis del individuo y consiste en una salida y solución imaginaria de las peticiones del deseo.
Es decir, con ella logramos mentir un poco al sistema del deseo y éste se conforma con el resultado, aunque sea de menor calidad que cuando es llevado a la práctica real.
Por ejemplo, si deseamos conseguir una finca de campo y sabemos que no está a nuestro alcance, pues podemos optar por hacer una vivencia mentar igual o semejante a la que pondríamos en práctica e incluso disfrutar en el interior de la mente de esa finca que nunca tendremos.
Esto sería por tanto sublimar o compensar en parte el deseo con el simple disfrute imaginario del acontecimiento.

Vivencias mentales creativas

El uso de vivencias mentales creativas es mucho más interesante en el actual desarrollo del ser humano, puesto que se cierra un ciclo completo, es decir, inventamos el deseo y le damos satisfacción al mismo con la imaginación mental.
Es como llevar una vida interior que queda casi a voluntad nuestra y que nos hace creadores, partícipes y resolutores de la misma, la cual y en muchos casos, podemos compartir con los demás mediante su exposición en libros, novelas, teatro, esculturas, etc.
Así que las creaciones novelescas, de cuentos, de obras teatrales, de todo tipo de literatura, etc. son puramente vivencias mentales creativas.
Y muchas otras artes son creaciones mentales con participación exterior de las mismas, como por ejemplo la música, la escultura, la pintura, etc.
Todo este enorme potencial es propiciado por el enorme poder y amplitud que tiene el núcleo del pensamiento humano como veremos en la revisión sobre del Pensamiento.

Los sueños

O la incoherente compensación de los deseos y miedos

Recordemos la conclusión que sacábamos anteriormente de las compensaciones:
Los deseos y miedos conllevan importantes fuerzas para la ejecución de las acciones necesarias para conseguir satisfacer estos deseos, o huir de los peligros.
Y que dichos deseos y miedos permanecen latentes si no son satisfechos o no se ejecutan las acciones que llevan implícitas.

Pero como veíamos, la mayoría de los deseos y miedos que nos asaltan durante la vigilia no tienen compensación ya que la mente humana no puede atender a todos ellos y solo soluciona los más importantes o posibles.
Así que muchos quedan en latencia o espera de ejecución, cosa que no llega a ocurrir.
¿Y qué solución tiene la mente para deshacerse o desactivar estas cargas o fuerzas de ejecución que tienen los deseos y miedos?
Pues hacer un simulacro de ejecución durante el tiempo de sueño.
Y precisamente en eso consisten los sueños, en simulacros de ejecución de los deseos y miedos que hemos adquirido despiertos.
Así que aprovechando la noche y sueño del individuo, cuando éste no tiene voluntad de restricción sobre las acciones a efectuar, cada uno de los deseos y miedos se encuentra libre para ejecutar sus peticiones y procede a hacerlo mediante los sueños.
Pero tienen un problema; el discriminador inteligente está dormido, descansando y sin posibilidad de ejecutar las acciones de una forma inteligente y adecuada.
Así que no les queda más remedio que ejecutar las acciones sin la inteligencia adecuada, usando personajes inapropiados y usando situaciones poco inteligentes o poco definidas.
Pero para el deseo o miedo el uso de la inteligencia descriptiva en la acción no es indispensable, basta con cualquier personaje o situación semejante en la cual el deseo se vea ejecutado.
Pongamos algún ejemplo:
- Si en vigilia sentimos miedo por un cercano atropello de automóvil, este miedo puede quedar en latencia y durante la noche soñar con el, pero no con un automóvil que nos atropella, sino con un elefante que nos pisa en una discoteca.
- Si durante el día hemos realizado nuestro trabajo de una forma especialmente destacada y nos creemos merecedores de un reconocimiento por parte de nuestros jefes, quizás de noche soñemos que somos actores y nos están aplaudiendo después de la representación.
Resumiendo, que los deseos y miedos e incluso otras sensaciones importantes que durante el día tenemos, por la noche son vivenciadas o ejecutadas en sueños, pero normalmente con personajes y escenas muy diferentes de las reales.
Así que decimos que:
Los sentimientos promotores de los sueños son reales, pero los personajes y escenas que intervienen son escogidos de una forma estúpida.
Y que:
Lo sueños son representaciones sensitivas de los miedos y deseos no compensados durante la vigilia, los cuales son desactivados o compensados con las vivencias de los sueños.

La importancia de los sueños.

Visto lo anterior, consideramos que los sueños son importantes pues con ellos podemos conocer el estado o acontecimientos sensitivos en la vida de las personas.
Si una persona pudiera recordar todos sus sueños y relatarnos los sentimientos expresados en ellos, veríamos como sería la vida anímica y cotidiana de esa persona.
Por eso cuando revisamos sueños, lo importantes es atender exclusivamente a los sentimientos expresados, pues en ellos está la solución o conocimiento de los avatares del que tienen los sueños.

Por otro lado están los sueños repetitivos que son muy importantes ya que nos dicen que el problema que se expresa en los sueños se repite días tras días y por tanto es signo de un problema que subsiste en el tiempo.
Mirando el sentimiento expresado en este tipo de sueños y preguntando por la vida real que lleva la persona, podemos saber o acercarnos al problema que tiene el individuo.

Pero los sueños pueden incluso llegar más lejos, pues pueden descubrir capacidades, anomalías psíquicas, etc. no conocidas o inconscientes en las personas, ya que los sueños pueden hacer representación sensitiva de las mismas.
Por supuesto que descubrir esto es un trabajo mucho más especializado y difícil que la del simple sueño debido a deseos o miedos adquiridos en la vigilia, y de los que sí podemos llegar a conocer preguntando al individuo por sus acciones diurnas.

El núcleo del Pensamiento

[HOTLIST]

“Pensar es recrear, revisar o comparar información o conceptos mentales llevado a cabo por el discriminador inteligente.”

Hemos visto como la necesidad de cumplir las peticiones de los instintos-sentimientos en los animales y humanos ha ido propiciando el desarrollo de la inteligencia en los mismos hasta llegar a cotas muy importantes en los humanos.
Lógicamente para conseguir más y mejores cosas hemos tenido que ir descubriendo y adoptando métodos cada vez más sofisticados y ello nos ha llevada a esa cota importante de inteligencia.

Pero ¿Cuáles son las bases y métodos de trabajo de esa inteligencia, en este caso humana? Para que la inteligencia actúe ha sido necesario millones de años de desarrollo en los cerebros animales para conseguir las bases de datos necesarias para ello.
Entiendo que la principal aportación a esta base de datos las ha dado el sentido de la vista, y para ello el cerebro animal ha tenido que ir adquiriendo una ingente memoria de imágenes, formas, objetos, etc.
Pero además cada una de estas imágenes iría conectando con los sentimientos que dichas imágenes producían en el individuo:
Comida con hambre, predadores con miedo, agua con sed, etc. etc., y claro con ello todo un mundo de relación entre los objetos exteriores, sus imágenes mentales y los instintos interiores conectados a estas imágenes.
Con ello ya tenemos un claro establecimiento de conexiones cerebrales entre los instintos-sentimientos y las figuras de los objetos gravados en el cerebro.
(Supuestamente los instintos-sentimientos se desarrollan en la parte frontal del cerebro y las imágenes en la parte posterior, así son necesarias múltiples conexiones entre ambas para poder trabajar el cerebro correctamente.)
Pues bien, cuando el cerebro animal logró grandes desarrollo en la memoria y en su capacidad de interrelacionar imágenes con sentimientos, es cuando comenzó a llevarse a cabo el uso de la inteligencia.
Ahora con todo este arsenal de memoria visual y conexiones sentimentales, lo único que faltaba es la capacidad de interrelacionar, compara y escoger entre los distintos datos obtenidos interiormente en la memoria.
Y es en esto en lo que consiste la inteligencia y la capacidad de pensar, en revisar, comparar y optar por las decisiones más apropiada, pero dentro de nuestro cerebro y antes de ejecutar la acción, usando de los datos de memoria que tenemos gravados.
Y para ello, para pensar hace falta tener un centro de conexión con los distintos datos, imágenes, y con los sentimientos correspondientes que estos datos e imágenes llevan aparejados.
Pues bien, a este Centro de Conexiones es a lo que llamamos Discriminador Inteligente.
Por supuesto que este discriminador inteligente se iría reforzando y adquiriendo una capacidad decisoria importante en la determinación de qué es lo más conveniente en cada caso para resolver los problemas: A más comparaciones llevadas a cabo, mayor inteligencia, capacidad de trabajo y desarrollo técnico.
Pero debemos recordar que todo este trabajo de pensar, revisar y resolver cuestiones lo más adecuadamente posible tiene un fin, el de satisfacer los deseos y necesidades del ser.
Así que para pensar adecuadamente es necesario estar en conexión con los instintos-sentimientos promotores de los deseos y necesidades del individuo, y así es, ya que hemos visto que los datos e imágenes cerebrales están conectados a los instintos-sentimientos.
Por tanto el Núcleo del Pensamiento puede considerarse un circuito cerrado de intercambio de información que solo da salida y resolución a los problemas planteados cuando resultan satisfactorios para todos los módulos mentales que intervienen. O sea, instintos-sentimientos con su discriminador e discriminador inteligente.
Así que revisemos a groso modo el método de trabajo del Pensamiento.

1.- A los instintos-sentimientos llega una información que excita a un sentimiento determinado.
2.- Este sentimiento junto con la síntesis de trabajo de la base del instinto, crea y carga un deseo a satisfacer.
3.- El deseo pide y expone la síntesis de trabajo al discriminador inteligente que estudia y revisa toda una serie de posibilidades hasta encontrar la mejor.
Para lo cual, ha de someter las distintas opciones a los sentimientos y sus deseos para ver si son efectivas y satisfactorias.
4.- Una vez escogida la mejor opción, el discriminador inteligente emite las órdenes y parámetros al sistema motor para que ejecute las acciones exteriores pertinentes.

No obstante, tanto los instintos-sentimientos como el mismo discriminador inteligente pueden proponer pensamientos sin que sea necesaria su aplicación exterior, simplemente por placer de ejecutar los trabajos mentales, excitar y vivenciar sentimientos, etc.
En este caso están los pensamientos lógicos, las vivencias creativas, etc.
Pero como este tema ya fue mencionado, pues no lo revisamos más.
Así que resumiendo el tema, digamos que:

El Pensamiento es un circuito mental (de retroalimentación, como se ve en el dibujo) para de tratamiento, comparación e intercambio de información y sentimientos con el fin de conseguir soluciones y vivencias adecuadas para nuestras necesidades de cualquier tipo e índole.

Y para terminar esta breve revisión del pensamiento recordemos las diferencias entre pensar y vivenciar:

-- Se piensa cuando se usa el discriminador inteligente preferentemente, y éste toma las decisiones y soluciones pertinentes.
Es decir, se solucionan problemas lógicos.

--Se vivencia cuando se usa como base al discriminador sensitivo, y las acciones del pensamiento y revisión de escenas se encuentran sometidas a la satisfacción o petición de los instintos-sentimientos y sus deseos o miedos.
Es decir, se satisfacen o expresan los deseos, miedos y necesites de los instintos-sentimientos.

*

Síntesis Mentales

Como se detalla en Metafísica, la síntesis es una toma de conciencia o subconciencia de cualquier factor o fundamento existencial pero en forma escueta y simplificada, es decir, extrayendo y simplificando al máximo sus fundamentos y principios para componer una idea o método simple que pueda servir de conocimiento y orientación básica para una actuación rápida y efectiva.
Las síntesis son las formas básicas de composición y actuación de los instintos-sentimientos.
Por ejemplo:
Si estamos actuando en un problema social complejo de cierta dificultad de resolución, nuestra síntesis moral nos dirá rápidamente qué es “malo o bueno” socialmente en esa cuestión.
En este caso, nuestra síntesis moral “bueno-malo” es un método de fácil y pronta consideración.

Las síntesis son también usadas para la obtención y tomas de conciencia, donde muchas conciencias parciales pueden unirse para formar la conciencia completa sobre la cuestión.
En el mismo caso y en los pensamientos nosotros podemos usar síntesis para obtener mayores o más completas conclusiones.

Niveles del YO:
Yo corporal, Yo individual, Yo social

[HOTLIST]

Entiendo que los actuales conceptos sobre el yo no son los suficientemente explícitos y por tanto aquí vamos a dar nuevos conceptos, estructuración y puntos de vista.
Esto no quiere decir que yo rechace la actual concepción psíquica sobre el Yo, sino simplemente que intento aportar nuevas formas de enfocarlo.

La primera cuestión a dilucidar es la realidad del Yo diferenciada claramente de la Conciencia del Yo.
El Yo es algo profundo, es una propiedad existencial, esencial y básica del sujeto como ser exclusivo, autónomo y diferenciado de los demás.

La Conciencia de Yo es el conocimiento de sí mismo que tiene los seres desarrollados con capacidad de tomar conocimientos y conciencia de las cosas.
Pero este conocimiento de sí mismo es solo un elemento más del Yo como conjunto completo que es el sujeto.

Si analizamos una persona con sus distintas cualidades como pueden ser alto, moreno, inteligente, simpático, fuerte, rápido, etc. Todas estas cualidades forman parte de su Yo, de su persona.
--Luego el Yo es el sujeto al completo.

Ahora bien, si una persona se estudia a sí mismo en todas y cada una de sus facetas y llega a un perfecto conocimientos y entendimiento de sus facultades y características, este conocimiento propio y de lo que le rodea no es realmente el Yo sino la Conciencia del Yo que ha adquirido con su estudio y observación.
--En este caso el Yo es el sujeto en su totalidad incluida su conciencia y conocimiento de sí mismo.

Por tanto la conciencia, su capacidad de reacción frente al exterior, etc. son solo partes del Yo.
Pero también forman parte del Yo sus piernas, su corazón, su cabeza, sus manos, etc.

Pongamos algún ejemplo:

--Si un primitivo animal como por ejemplo una mosca, huye y trata de escapar de una araña, la mosca trata de defender a su cuerpo, a su Yo.
Esta mosca no tiene conciencia del Yo, pero tiene un Yo instintivo al que defender.
El hecho de huir es un acto de defensa dirigida SOBRE el yo, es decir, este acto de defensa señala ya claramente al Yo como sujeto al que defender.
Los niveles del Yo de la mosca son menores que el de los seres humanos, pero tienen su Yo instintivo por el simple hecho de ser un elemento, en este caso un ser vivo.
Por tanto Yo y sujeto es el mismo elemento.

--Pero incluso un instinto reflejo como puede ser el cerrar los ojos cuando un mota de polvo intenta entrar en ellos, es ya un proceso reflejo sin conexión con la conciencia ni cerebro que actúan para defender al Yo o sujeto de ese peligro.
Si a un gato le pisamos el rabo, salta de forma refleja para escaparse del peligro y por tanto su Yo instintivo, su síntesis refleja, le hace alejarse del peligro físico que corre.
Y esta síntesis refleja es una forma de evitarle el peligro a él, es decir, a su Yo.
Por tanto aquí consideraremos al Yo como al conjunto del individuo o ser, es decir, al sujeto en su totalidad.
Cualquier órgano, sentido, instinto, sentimiento, etc. es parte de ese Yo o sujeto.
Todos sus órganos, sentidos, instintos, conciencia, conocimientos, etc., unidos forman el Yo o sujeto.
No obstante, si deseamos encontrar alguna diferencia, podríamos decir que en los seres superiores, el Yo Conciente es el sujeto considerado y observado por él mismo. Y como norma general, decimos que:

“El YO es el elemento, sujeto o individuo considerado por él mismo, ya sea a nivel elemental, reflejo, instintivo o ya conciente de sí mismo como en los seres superiores.”

La consistencia del Yo es tan profunda que ya podemos considerar que elementos simples como puede ser un átomo tienen ya la esencia y embrión elemental del Yo.
En este caso, las fuerzas gravitatorias y magnéticas del átomo forman un conjunto de actuación hacia la consistencia y mantenimiento del átomo, y por tanto dichas fuerzas representan una forma de actuación, defensa y conformación del mismo que toman carácter de Yo funcional y representativo de este átomo.

Centro de decisiones.

Pero claro, cuando el sujeto es un ser vivo cada uno de sus componentes (órganos, sentidos, etc.) no queda independiente para su actuación sino que como cuerpo vital que forman tienen que estar dirigidos por un centro de toma de decisiones para los movimientos, acciones a ejecutar, etc., ya sea a nivel primario o a más alto nivel.
En este caso el sujeto y Yo adquieren un lugar o centro de decisión y posteriormente un centro de análisis, de inteligencia, etc. que es el cerebro y mente, desde donde el Yo o sujeto toma conciencia de sí mismo y de las cosas que le rodean.
Pero ese es solo el centro inteligente y ejecutivo del sujeto solamente. El sujeto o Yo es la totalidad del individuo.

Niveles mentales

Aquí vamos a revisar un poco los niveles mentales con objeto de poder discrepar un poco de los actuales conceptos sobre el Yo.
Hemos dicho en el estudio de la mente que tanto mente como cerebro se desarrollar en forma arborescente, desde unos sentimientos es instintos básicos hasta unos instintos y sentimientos sociales muy desarrollados, llegando posteriormente a ser capaces de adquirir altísimas cotas de conciencia sobre las cosas y sobre nosotros mismos.
No obstante, la religión principalmente nos ha manipulado poco el aspecto sicológico y nos ha inducido a pensar que existen unos parámetros psíquicos que se salen de lo común y representan cosas diferentes de los demás instintos sentimientos.
Me estoy refiriendo a la moralidad, la cual toma valor propio y a la cual los actuales psicólogos la asimilan del Superego.
Yo creo que esto es erróneo y que la moralidad y demás instintos y costumbres sociales son solo unos instintos más, los cuales quedarán inscritos en un nuevo apartado para su estudio, el Yo Social.
Y lo hago porque creo más correcto su encuadre con este título pues nos define que los animales superiores y de manada ya incluyen a sus congéneres como sujetos a defender.
En sí una ramificación o ampliación del Yo individual hacia una capa mental superior como vemos en el dibujo inicial.
Por tanto revisemos un poco los niveles de desarrollo del YO.

Niveles del YO: Yo corporal, Yo individual, Yo social.

Yo Corporal

En los seres vivos, y por necesidad de conservación, defensa, reproducción, etc., nacen y se desarrollan los instintos con sus respectivos y necesarios sentimientos.
Este desarrollo como vimos es arborescente y de unos instintos-sentimientos primarios se ramifican y se crean otros cada vez más desarrollados y afinados para las distintas necesidades que el ser vivo va adquiriendo en su desarrollo evolutivo.
Pues bien, un ser vivo superior tiene ya una cantidad importante de instintos y sentimientos bien diferenciados, cada uno de los cuales puede ser considerado una parte del ser, o de la mente de este ser.
Pero el ser o sujeto no solo tiene muchos instintos y sentimientos, sino también partes corporales como miembros, sentidos, órganos, etc.
Luego el ser está formado por múltiples partes, las cuales unidas y coordinadas forman dicho sujeto.
Así que en los seres vivos decimos que este ser es un sujeto o YO compuesto por unos elementos constituyentes del mismo que van desde los simples órganos corporales hasta los más afinados instintos sociales y morales.
Pues bien, al nivel más bajo o conjuntos de órganos corporales del sujeto, serán los que formen el Yo Corporal.
Así mis brazos, mis piernas, mi corazón, mis ojos, mis nervios, mis neuronas, mis circuitos hormonales, mis circuitos neuronales autónomos, etc. componen mi Yo Corporal.

Yo Individual

Ahora bien, si subimos un escalón hacia la psiquis del sujeto, nos encontramos que en el cerebro y mente humana se afincan instintos y sentimientos que tratan de satisfacer las necesidades exteriores del sujeto o individuo.
Estos instintos sentimientos tienen síntesis de actuación referida y adecuadas solo para la satisfacción del sujeto, es decir, que señalan al individuo que las lleva como único beneficiario de los programas de actuación que conllevan.
Por tanto son un conjunto de instintos-sentimientos de exclusivo beneficio para el individuo, y por tanto a este conjunto de lo denominamos Yo Individual.

Yo Social

Sin embargo, el sujeto puede a su vez formar conjuntos estables y dependientes con otros individuos, y con el tiempo, adquirir o desarrollar también instintos-sentimientos sociales que puedan facilitar y dirigir esta relación de conjunto.
El comienzo de este tipo de unión se llevaría cabo seguramente con la adquisición de la necesidad de defensa de las prole, familia, manada, etc.
Lógicamente para defender a los hijos, familia, manada, etc. se necesitaba de unos instintos-sentimientos que llagarían a conformar la base de los instintos sociales de los animales y posteriormente del hombre.
Pues bien, al conjunto de instintos-sentimientos sociales (moralidad, normas cívicas, costumbres sociales, etc.) lo denominaremos como Yo Social.

[HOTLIST]

Pero estos primeros instintos sociales de familia, manada, etc., se irían desarrollando y ampliando en el hombre hasta extenderlos a la humanidad entera, y posteriormente en sentimientos de protección de todo ser vivo, de la naturaleza, y por último en defensa de todo lo creado.
Nos obstante y como estos grupos de acogimiento en la psiquis humana pueden llegar a ser muy extensos, nosotros por su similitud a los instintos-sentimientos sociales los vamos a incluir en este apartado del Yo Social.

En el anterior dibujo vemos como el Ego es expresado en círculos con un centro constituido por el Ego Corporal, un círculo que incluye al Yo Corporal y al Yo Individual, y unos círculos exteriores que van expresando los distintos grupos a los cuales el Ego Individual va sumándose y tomando conciencia de su relación social con ellos, en este caso forman el Ego Social.

Localización del Yo.

Aquí podemos hacernos una pregunta importante.
¿Dónde está situado el Yo que toma las decisiones a llevar a cabo?
Y por tanto ¿Dónde está situada la voluntad del individuo?

El Yo es el sujeto en su totalidad, pero las decisiones del sujeto se toman en los discriminadores, principalmente el discriminador sensitivo.
Es decir, la voluntad del sujeto radica o reside en su discriminador sensitivo, donde sus sentimientos se comparan y valoran y se produce la decisión final sobre la actuación a realizar.
Por tanto consideramos que la determinación de actuación del Yo está situada en el discriminador sensitivo, y de allí parten las decisiones tomadas a petición de sus distintos niveles del Yo.
El sujeto o individuo es un conjunto definido y perenne y por tanto ha de actuar como conjunto.
Si alguna de sus partes tiene una necesidad, para satisfacerla el individuo tiene que actuar en conjunto.
Si tengo hambre es mi cuerpo al completo quien tiene que buscar comida, y no solo mi estómago.
Y para una actuación completa del sujeto, éste tiene que regirse por su centro de decisiones, es decir los discriminadores.
Por tanto la decisión final del Yo y su voluntad ejecutiva residen en estos discriminadores.

La Voluntad

Y ya metidos en el tema de la Voluntad, expresemos que ésta es una faculta del individuo, del sujeto o del Yo que consiste en la capacidad de toma de decisión por parte del discriminador sensitivo comparando y estudiando las distintas opciones y peticiones de nuestros instintos y sentimientos.
No obstante y cuando sean cuestiones puramente inteligentes y no le incumban a los instintos sentimientos, el discriminador inteligente puede asumir toda la parte decisiva y de voluntad necesaria para llevar a cabo y solventar las cuestiones planteadas.
Pero como a todos nos gusta las definiciones, pues tratemos de dar una para la voluntad:

La Voluntad es la facultad psíquica consistente en la capacidad de escoger y aplicar soluciones a los problemas con que el individuo se enfrenta.

Por tanto para que la facultad de la voluntad sea efectiva y verdadera ha de tener dos características potenciales que son:

1.- Los conocimientos y opciones necesarias para poder seleccionar entre ellos.

2.- La fuerza o poder para ejercer o aplicar la resolución tomada.

En este sentido, la voluntad consta de:
--Una parte senso-inteligente que es la capacidad de revisar y escoger soluciones y
--Otra parte puramente sensitiva cual es la fuerza de ejecución de las acciones necesarias para la solución escogida.

Pero tanto la primera como la segunda son capacidades procedentes de la partes inferiores de la mente, es decir, de los instintos-sentimientos y de la capacidad inteligente.
En este caso, la Voluntad toma y usa de las capacidades inferiores de la mente para dar soluciones finales a los problemas.

Y en eso consiste la Voluntad, en ser el Último Juez del YO.

La capacidad autocrática de la voluntad.

Uno de los defectos que podríamos achacarle a la voluntad es que tienen en sí el poder de tomar cualquier determinación, aún en contra de las peticiones de sus estados sensitivos.
Esto es una consecuencia de la repetida toma de resoluciones a favor de unos estados sensitivos y en contra de otros.
Así que si quiere puede tomar decisiones aún en contra de todos.
Pero es un problema que casi nunca suele ocurrir porque la voluntad se apoya en las necesidades y peticiones de los estados sensitivos del individuo y sabe, ya que es inteligente para decidir, que las tomas de decisiones contrarias al Yo en su conjunto, van en contra de ella misma ya que es parte del Yo o sujeto.

La voluntad en el pensamiento y las vivencias.

Y aquí, y en relación a la voluntad ejecutora de la mente, es donde se podría distinguir y diferenciar escueta o relativamente lo que es un pensamiento de una vivencia mental.

--El pensamiento sería cuando la toma de decisiones y aplicación de la voluntad se lleva a cabo por parte del discriminador inteligente y por tanto el trabajo mental sería casi exclusivamente lógico y deductivo. Es decir, cuando el producto mental es esencialmente lógico.
Por ejemplo, En un ajuste matemático, de construcción de un puente, de una carretera, etc., quien intervendrá casi exclusivamente será el discriminador inteligente y el trabajo mental es de índole lógico.

--Por otro lado, las vivencias mentales serían la toma de decisiones para revisar y revivir escenas y procesos mentales, llevada a cabo por parte del discriminador sensitivo. Es decir, cuado el producto mental es preferentemente sensitivo.
Por ejemplo, en el desarrollo de una obra de teatro, novela, boda, tertulia, etc., quien maneja la voluntad inicial son los sentimientos, es decir, el discriminador sensitivo y donde el trabajo mental es fundamentalmente sensitivo.

Aunque no debemos engañarnos, casi siempre el trabajo es común y perfectamente organizado, aunque con inicio de los impulsos sensitivo.
Por ejemplo, no se puede construir el puente sin unas razones sensitivas que lo haya propuesto, aunque eso sí, una vez decididos a hacerlo, el trabajo siguiente consistirá en el uso de deducciones del pensamiento.

El bien y el Mal.

El bien y el mal, lo bueno o malo, es la síntesis mental que usamos para poder actuar pronta y eficazmente desde la valoración de los sentimientos sociales que tenemos.

Es el método de aplicación general para la valoración de los que es positivo para la sociedad y medio en que nos desenvolvemos y lo que es negativo para dicha sociedad.
Hemos visto anteriormente como desde los primarios instintos-sentimientos de los seres vivos, éstos tenían dos estados o modos de actuación, uno positivo para ejecutar acciones y otro negativo para rechazar.

--El estado positivo es en sí un estado bueno y positivo para nosotros, y en el plano social, bueno y positivo para toda la sociedad y medio natural que nos rodea.
Por tanto algo que debíamos de conseguir, por el que luchar.

--En el estado negativo es cuando algo es malo para nosotros en lo personal, o malo para sociedad en el plano social.

Por tanto algo negativo que debíamos de rechazar, huir de él o evitar hacer.

Pero son sentimientos que emanan de la profundidad de nuestros primitivos instintos, los cuales ya desarrollados y específicos para la sociedad en que vivimos nos da la característica, consistencia y esencia de Bien o Mal.
Así que como decíamos al principio, el Bien y el Mal son sentimientos simples de actuación social y que son aplicables a todas las acciones que ejecutamos.
Si una acción va contra nuestra familia, vecinos, sociedad, medio ambiente, etc. ello es malo, negativo, y hay que evitar llevarlo a cabo.
Si por el contrario es bueno para nosotros y nuestra sociedad, hay que promoverlo y ejecutarlo.
Así que teniendo una pronta síntesis de actuación Bueno-Malo, nosotros no tenemos que gastar tiempo en la revisión de los complicados y variados problemas sociales con que podemos encontrarnos.

La Energía Mental

Temparamento y Carácter

La Mente, ese extenso y desconocido bosque.

Hemos visto anteriormente que el cerebro y mente se han desarrollado en forma arborescente, desde unos elementos más simples y primarios hasta unos complejos y sofisticados sistemas sensitivos e inteligentes (redes arborescentes de neuronas; instintos básicos ramificados hasta conseguir las costumbres y normas sociales más afinadas y sofisticadas; etc.)
En este sentido, observamos cierta semejanza con un enorme bosque o selva con muchos árboles, animales, ríos, etc. y también distintos niveles arbóreos donde se desarrollan distintos tipos sistemas vitales según las distintas alturas.
Sin embargo, en el bosque del cerebro y mente nos es más difícil entran y estudiarla desde el interior, así que seria bueno encontrar métodos, sistemas y formas de considerar y encuadrar a los distintos sistemas mentales para poderlos estudiar mejor.
Y uno de ellos puede ser la energía mental.
En el bosque tendríamos que la energía usada es la del sol. En este caso, según la cantidad de energía solar que reciba el bosque, así de variada y diferenciado será el tipo de árboles, animales, etc. que sea capaz de desarrollar.
Y nuestra mente? Pues también necesita de la energía para funcionar y por tanto debería esta energía influir en los resultados obtenidos.
Para centrarnos un poco pongamos un ejemplo de gasto energético por cualquier tipo de maquinaria o motor.
Sean un pequeño motor eléctrico.
Si le aplicamos cierto voltaje, dicho motor nos dará un rendimiento de trabajo determinado. Pero si aumentamos en un 10 por ciento el voltaje, dicho motor aumentará el rendimiento producido.
Así que observamos que la energía consumida por un sistema cualquiera nos indica la capacidad de trabajo que dicho sistema puede tener.
Y la mente? Pues también.
Pensemos por ejemplo que sentimos cierto deseo de subirnos a un escarpado árbol a coger un sabroso fruto que podemos observar desde el suelo.
No cabe duda que si en esos momentos poseemos una débil energía mental, el deseo será tenue, el esfuerzo necesario nos parecerá grande, etc. y al final quizás dejemos el fruto para otra mejor ocasión.
Pero si en esos momentos tenemos una importante energía mental, quizás el deseo se haga perentorio y nos sintamos con fuerzas de sobra para subirnos y obtener el fruto deseado. Así que con toda probabilidad nos subiremos y lo cogeremos.
Por tanto aquí hemos visto que la energía mental puede hacernos tomar o no, muchas de las decisiones de nuestra vida.
En este sentido y con relación al determinismo y otras consideraciones básicas de la psicología, podemos decir que:

Podemos ser libres para luchar y conseguir nuestros deseos, pero no somos libres para crearlos y manejarlos.

Formas de la energía mental.

Entiendo que la energía mental es un atributo de cada una de nuestras neuronas, es decir, en su propia conformación lleva la capacidad de usar y producir su propia energía.
Pero además están sujetas a impulsos de substancias encimáticas exteriores que le estimulan en su acción.
Pero en cualquier caso, los sistemas neuronales usan de una determinada cantidad de energía para su actuación.
Con lo expuesto anteriormente podemos hacernos ya algunas preguntas.

1.- Somos iguales y tenemos el mismo potencial y consumo de energía mental?
Claramente tendríamos que contestar que no, que no es muy probable que todos seamos iguales en este potencial mental.

2.- Y cada uno personalmente, tiene el mismo potencial de energía mental siempre? Pues parece tampoco es así, que usamos de diferentes potenciales según los tiempos y circunstancias.

Pues bien, para estudiar y considerar este tema, vamos primeramente a darle valores potenciales y de estado a la energía mental.
En este caso, podemos proponer dos variables en el potencial energético mental: Potencia y Estado. ---En primer lugar consideraremos que la energía mental del individuo puede variar o situarse entre un alto potencial y un bajo potencial.
---En segundo lugar podemos hacer otra distinción que es el estado de la energía, que será constante o variable.

En el primer caso vemos que un individuo A puede usar de un alto consumo y gasto de energía mental, otro individuo B de un medio potencial y otro individuo C de un bajo potencial.
Es decir, cada individuo tiene su propio potencial de uso de energía mental.
Y como vemos más adelante, este uso de distinto potencial de energía mental en los individuos puede hacerlos diferentes a los demás en sus sentimientos, comportamientos, etc.

En el segundo caso es cuando el uso de la energía mental es más o menos constante o variable, y esta característica consiste en que la energía mental usada pueden variar (o no) en su potencial de unos momentos a otros, de unos días a otros.
Así habrá individuos que tengan un gasto constante de energía y habrá individuos que varían de unos momentos a otros de una forma clara y contundente.
Los individuos que tengan un gasto constante de energía tendrán un comportamiento estable y parecido durante todo el tiempo.
Y los individuos que tengan un uso variable de la energía mental tendrán altibajos en su comportamiento con períodos de mayor, actividad, entusiasmo, capacidad de ejecución, etc. y otros momentos de baja actividad, escasa expresión de sus instintos-sentimientos, etc.

Por tanto, con respecto al uso de la energía mental decimos que puede ser de más o menos potencial y de más o menos variabilidad, y según lo cual podemos encuadrar a los individuos en cuatro tipos extremos según su uso de energía.

1.- De alto y constante potencial.
2.- De alto y variable potencial.
3.- De bajo y constante potencial
4.- De bajo y variable potencial.

Y claro toda una serie de estados intermedios.

Soporte de la energía mental.

Anteriormente mencionamos que la energía mental se desarrolla tanto en las propias neuronas como medio de actuación autónoma y de mantenimiento propio, como por aportes hormonales o de encimas procedentes de centros cerebrales encargados de producir acciones comunes de las neuronas.
En cualquier caso a todos estos tipos de elementos químicos capaces de producir acciones energéticas para la actuación de las neuronas los encuadraremos aquí como neurotransmisores.
Pues bien, un neurotransmisor es una sustancia capaz de promover la acción y trabajo neuronal propio para la creación de trabajos cerebrales y mentales.
Y en este caso, una neurona o sistema neuronal no trabajará con el mismo rendimiento, rapidez, y efectividad si usa distintas cantidades de neurotransmisores. A más cantidad de neurotransmisores mayor será la rapidez y efectividad de la acción.
Con ello lo que pretendo apuntar es que un mayor aporte de neurotransmisores representa un mayor uso de energía mental y por tanto una mayor efectividad y potencialidad en las acciones mentales y su consiguiente influencia en las acciones exteriores del individuo.
Y además, como vemos más tarde, el aporte y uso de neurotransmisores y energía mental puede ser influenciada por varios factores interiores y exteriores y con ello también nuestro propio desarrollo psíquico a través de los años.

Temparamento

Influencia de la energía mental

Y ya revisada la energía mental que usan los individuos nos fijaremos en el concepto Temperamento.
El temperamento es precisamente la resultante del gasto de energía mental que tenemos y los diversos tipos de temperamento son también relativos al tipo de energía usada.
Así que será de temperamento fuerte quien tiene alto potencial de gasto de energía mental y de temperamento débil quien tenga poco potencial de gasto energético. Será de temperamento estable quien tenga uso de energía estable y temperamento variable quien tanga constantes cambios en el potencial de uso de la energía mental.

Pero cómo influye la energía mental en la actuación del individuo?

Cualquier individuo tiene una ingente cantidad de instintos-sentimientos primarios, sociales, costumbres, etc. y el desarrollo y utilización de los mismos está muy influida por el tipo de potencial de energía mental que usa.
El uso de un potencial alto en la energía mental dará como consecuencia una mayor expresión, rapidez y clara ejecución de las acciones mentales y motoras a la hora de ejercitar los citados instintos, sentimientos, deseos, etc., del individuo.

Por ello, y siguiendo el mismo encuadramiento que hacíamos para la energía mental, en el temperamento tendríamos los siguientes tipo extremos (recordemos que estos son los máximos y mínimos a que llega la psiquis del individuos, pero que existe toda una enorme gama intermedia).

1.- Temperamento fuerte y estable.
2.- Temperamento fuerte y voluble.
3.- Temperamento débil y estable.
4.- Temperamento débil y voluble.

Influencia interior y exterior de la energía mental

Llegados a este punto, seguiremos con nuestras preguntas.

De qué depende y qué influye en la energía mental usada por cada individuo?

Lógicamente existen razones interiores y genéticas para la formación de la estructura energética de cada individuo.
Pero además existen influencias producidas por la educación, experiencias vividas, etc.
Y además una importante desde mi punto de vista y observación, la influencia exterior del medio energético en que nos desenvolvemos.
Es decir, igual que al bosque selvático le influenciaban la energía recibida del sol, a nuestro bosque mental también le influye la energía solar recibida.

La primera consideración va hacia la influencia genética en la conformación del estado de uso energético de cada persona.
En este sentido suponemos que habrá dos tipos de influencias, una fundamental que es la animal y común para todos los humanos según su raza, desarrollo cultura, generacional, etc.
Y otra propia de la familia genética de cada individuo, es decir, la influencia genética de los propios familiares antecesores del individuo.

La segunda consideración sería la producida por el medio en que se desenvuelve cada individuo, el cual producirá diferentes tipos de problemas a los que enfrentarse con lo cual su psicología deberá desarrollar diferentes tipos de repuestas.
Ello terminará por adaptar y amoldar al individuo al medio en que se encuentra y consecuentemente amoldar su psicología y gasto energético a las necesidades y acciones que tenga que desarrollar.

Pero también existe un tercer tipo de influencia que es la influencia exterior producida directamente por la energía solar que recibimos en cada momento.
Parece que esta influencia no ha querido ser estudiada ni contemplada por la psicología hasta el momento, pero para mis observaciones, dicha influencia está bastante clara.
Y en qué consiste esta influencia?
Pues la aportación de energía que recibimos del sol y que hace que la producción de neurotransmisores y cualquier otro principio relativo a la energía mental sea más o menos favorecida por este aporte de energía solar.
Recordemos que la producción de elementos químicos depende en gran manera de la cantidad de energía que aportemos.
En este mismo sentido, una mayor aportación de energía (adecuada para cada reacción química) conseguiría una mayor proporción de neurotransmisores resultantes.

Si la energía que recibimos del sol fuera siempre la misma, entonces no habría problema porque no notaríamos la diferencia.
Pero no lo es, y sí puede notarse fácilmente la diferencia por aquél que quiera hacer un seguimiento de los periodos de energía solar y su influencia en los humanos.
Y por si a alguien le interesa hacer alguna prueba al respecto, es fácil notar la diferencia de potencial de la energía solar en muchos periodos del años.
Pongamos dos ejemplos de periodos de alto potencial. Alto (20Nov. ---20Dic.-) (25Jul.—20Agos.)
Y pongamos dos periodos de bajo potencial. Bajo (1Enero --- 30 Enero) ( 1 Sep--- 20Sep)

Si nos estudiamos a nosotros mismos o a nuestros conocidos más cercanos podremos ver como las actividades mentales (entusiasmo, sexualidad, etc.) son mucho más potentes y claras en los periodos altos que en los de baja potencia solar.
Pero además también influyen es nuestro nacimiento, puesto que al nacer y tener que comenzar a desarrollar nuestras actividades por sí mismos, ya nos comienza a influenciar la energía recibida y en este periodo nos acostumbremos a actuar con la energía que hemos tenido al nacer.

*** Lo cual, y en sentido astronómico, nos llevaría a la conclusión o suposición de que la frecuencia de energía solar que nos afecta la recibimos repetitivamente durante todos los años, con lo cual las caras o capas solares que nos mandan esta energía girarían sobre sí mismas cuatro veces al año.

Carácter

[HOTLIST]

Podemos dar varias definiciones del concepto carácter, pero pongamos una de tipo estructural y que es expresada en el dibujo:

El carácter es la expresión resultante del temperamento una vez pasado, filtrado y diversificado por los instintos y sentimientos.

Esto quiero decir que vamos a considerar al carácter no como una expresión de los instintos y sentimientos exclusivamente, sino como una expresión del potencial del temperamento transformado y expresado a través de las características de cada uno de los instintos-sentimientos y de cualquier otro trabajo mental.
Para ello vemos que cada uno de nuestros instintos-sentimientos se expresa no solo según sus atribuciones y programas de acción, sino con un potencial de ejecución de acciones (temperamento) que le pueden hacer tomar diferentes posturas y soluciones para cada circunstancia.
Así el temperamento de cada persona le hace tomar comportamientos diferentes según el potencial de este temperamento, y es precisamente a los modos de comportamiento resultantes a los que llamamos carácter.
Y de este modo vemos que el temperamento de un individuo determinado, al ser pasado y filtrado por los distintos instintos-sentimientos, nos da diferenciados resultados según el instinto-sentimiento que lo use.
Por tanto cada uno de nosotros tendremos un temperamento y muchos caracteres resultantes.
Veamos algún ejemplo para entenderlo mejor.

--Si estamos conversando y nuestro temperamento es fuerte, nuestras expresiones y manifestaciones serán contundentes, rápidas, agresivas, impositoras, etc.
En este caso, decimos que nuestro temperamento es fuerte.
Pero a nuestro carácter podemos darle muchas más expresiones definitorias del mismo, como son, fuerte, rápido, agresivo, impositivo, etc.
Por ello digamos que en las acciones humana:
El temperamento es la fuerza o energía de acción usada para el trabajo de nuestra mente. Los caracteres son los tipos de comportamientos resultantes de esta acción y trabajo mental.

El Alma

Niveles del Alma.

Empecemos con una definición más o menos afortunada:

El Alma es nuestro ámbito, uso y amplitud de participación en los principios y fundamental del Cosmos, los cuales obtenemos y capturamos mediante nuestras capacidades inteligentes y sensitivas.

Como vemos con esta definición, los principios y fundamentos cósmicos de que participamos no son nuestros sino del Cosmos que nos rodea, pero nosotros los podemos utilizar al estudiarlos y asimilarlos de dicho Cosmos.

Y otra cuestión muy controvertida que debemos apuntar antes de seguir: “Estos fundamentos y principios cósmicos no dependen de nosotros, y sigue existiendo aunque cualquiera de nosotros o la humanidad entera deje de existir.”

Pero retomemos el principio para explicar de forma más detallada en qué consiste el alma. Pondré primero el símil del libro al que encuentro muy sencilla y fácil de comprender.
Si consideramos un libro, por ejemplo de matemáticas, vemos que contiene primeramente:

1.- Unos elementos puramente físicos o cuerpo del libro que serían sus páginas, forros, etc., en este caso y refiriéndose a nosotros, estos primeros elementos serían nuestro cuerpo.

2.- Después vendrían unos elementos también físicos, las letras, números, palabras, etc., que serían los encargados de contener la esencia del libro.
En nosotros estas letras y palabras representarían a las neuronas y cerebro en su conjunto.

3.- Pero después vendrían los conocimientos y datos expresados por medio de estos números, letras, palabras, dibujos, etc.
En nosotros esto sería la mente.
Sin embargo los niveles estructurales de conocimientos, fundamentos cósmicos, etc. no terminan en nosotros o en el libro del ejemplo, sino que siguen fuera de nosotros en la estructura del propio Cosmos.
Por ejemplo, si el libro nos explica el teorema de Pitágoras, esto significaría que la “mente” del libro o de nosotros, conoce, expone o usa de este teorema.
Pero el teorema no pertenece al libro, ni a Pitágoras. El teorema es una característica del Cosmos que nosotros y el libro la han aprendido o llevan gravada, solo como conocimiento de algo exterior que ya existe fuera.
Por tanto:

4.- El alma del libro o la nuestra propia, es el conjunto de fundamentos cósmicos que hemos aprendido y usamos, pero como simples usuarios de estos fundamentos, los cuales están al alcance y servicio de quien quiera o pueda utilizarlos.

En este caso, cuando los años pasen, los humanos desaparezcamos de la tierra, los libros sean destruidos por el tiempo, etc., el teorema de Pitágoras seguirá existiendo en el Universo y las futuras civilizaciones podrán captarlo, aprenderlo y usarlo, aunque claro, ya no se llamará teorema de Pitágoras, sino de quien lo vuelva a reinventar.

Y qué ocurriría si todas la leyes físicas y matemáticas, etc., no existieran?

Pues que no existiría el Universo; tampoco existiríamos nosotros, y nadie podría aprenderlas o usarlas ya que no tendrían existencia.

Y en este caso también podemos hacernos una pregunta.
Qué somos realmente los seres vivos, los humanos?
Pues cuerpos físicos a través de los cuales los fundamentos y principios cósmicos pueden fundirse y actuar como elementos autónomos del Cosmos.
En realidad nuestro comportamiento y actuación en cada uno de nosotros es el comportamiento y actuación de una minúscula parte del Cosmos.
Y precisamente esa porción de Cosmos que actúan a través de nosotros es a lo que llamamos ALMA, la cual seguirá actuando en otras personas, otros animales desarrollados, otras civilizaciones, etc. después de nuestra propia muerte y después de la destrucción de nuestra civilización.
Si nos fijamos, y como dice nuestro amigo Darwin, es la naturaleza cósmica la que nos construye, desarrollada y adapta al medio en que nos encontramos, pero la cuestión llega mucho más lejos:
Son los principios y fundamentos de la naturaleza cósmica los que terminan por introducirse y conformar nuestra mente, y son los que nos inducen a la actuación, creación y al desarrollo de nuestra propia vida y existencia.
En realidad nuestro cuerpo es materia cósmica que después de nuestra muerte compondrá otros seres y elementos de la naturaleza, y nuestra mente y alma son fundamentos y principios cósmicos que seguirán actuando en otros seres y en el conjunto del Cosmos después de nuestra muerte, ya sea la nuestra personal o la de nuestra especie.

De todo lo anterior puede desprenderse la idea de que en un futuro próximo, nuestros conocimientos y conciencia harán que el nivel de situación de nuestro Yo sea a nivel del alma y no a nivel del cuerpo como hasta ahora tenemos.
Cuando nos sintamos Universo en vez de personas, quizás habremos subido otro escalón más en nuestro desarrollo humano.

Niveles del Alma.

Más preguntas.
Es el alma una sola o existen distintos niveles.
Nosotros solo podemos ver o acceder a ciertos niveles de conocimientos y principios cósmicos, y no podemos por tanto asegurar la existencia de más altos grados del contenido del Cosmos.
Pero no debemos olvidarnos de que somos parte del Cosmos y por tanto nuestras peculiaridades también son las peculiaridades cósmicas.
En este sentido, podríamos suponer que todos los fundamentos cósmicos deben de formar un Cuerpo o Síntesis la cual incluso tenga Conciencia de sí misma.
Así que podemos proponer dos niveles del Cosmos.

1.- Que sería los fundamentos y principios visibles por nosotros.

2.- Que sería la Total Conciencia del Cosmos que no conocemos.

Y cómo le llamamos a esta Conciencia e Inteligencia Máxima?
Pues yo la expuse en metafísica como el Todo Senso Inteligente.
Es decir, un Cosmos o Universo con capacidad inteligente, sensitiva y creativa. Principalmente para no ser confundida con los dioses particulares de cada religión.

En este sentido y como muestra el primer dibujo (abajo) de metafísica, podemos considerar que:

Los seres humanos son similares a pequeños riachuelos que acogen y conducen un mínimo caudal del los principios, fundamentos y capacidad creativa del Cosmos.

Cerebro y Mente.

Diferencias.

Para explicar los conceptos y principios psíquicos suelo poner como ejemplo por su simpleza al libro.
Y en el caso de explicar las diferencias entre cerebro y mente también es muy expositivo el ejemplo del libro.
El libro tiene como nosotros un cuerpo físico y unos conocimientos metafísicos.
Así las hojas, encuadernación, incluso las letras son elementos físicos pues están hechos de materia. Sin embargo si ya nos fijamos en la construcción de palabras vemos que éstas pueden contener ya expresiones y conceptos inteligentes y no físicos.
Y si utilizamos una frase vemos ya claramente que contienen unos elementos físicos que son las letras y unos elementos metafísicos que son los conceptos y exposiciones que hace la frase.

Del mismo modo, nuestro cuerpo, cerebro y mente tienen enormes semejanzas con el libro. -- Las hojas, forros, encuadernación, etc., serían nuestro cuerpo.
-- Las letras y números serían las neuronas de nuestro cerebro.
-- Y por últimos las exposiciones, conocimientos y conceptos serían nuestra alma.

Así mismo, y para diferenciar el cerebro de la mente, es decir para diferenciar lo puramente físico de nuestro cerebro de los conceptos y manifestaciones con contenido metafísico o inteligente que conforman nuestra mente, podemos poner un fácil ejemplo cual es el de la música.
Así comparando una orquesta con nuestro cerebro y mente distinguimos claramente lo que puede ser el cerebro y lo que puede ser la mente:

En una orquesta el Cerebro son los instrumentos que tocan, y la Mente es la música que es tocada.

[HOTLIST]

El Todo Senso-Inteligente.

Mi teoría metafísica la cual también fundamenta este estudio sobre la mente humana, apuesta por la consistencia inteligente y sensitiva del Cosmos, es decir, nosotros no inventamos ni creamos los fundamentos inteligentes sino que los adquirimos del Cosmos o Universo que los contiene.

Por tanto llamamos Todo Senso-Inteligente al Cosmos o Universo en su conjunto, tanto a las creaciones producidas como a la capacidad Inteligente y Sensitiva de producirlas.
Así pues parece existir un Ente Inteligente y Sensitivo que expresa sus atribuciones mediante la creación y expresión cósmica, parte de la cual somos nosotros.

Ahora bien, la pregunta que un humano puede hacerse, es:
Ese Comos inteligente es Dios?
Lo cual llevaría a otra pregunta inmediata:
A qué Dios nos estamos refiriendo?
Al Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; al Dios Alá y su discípulo Mahoma; a Buda; a Odín; a Zeus y demás dioses griegos; al Sol y la Tierra Madre.
Y mi respuesta personal sería que a ninguno de ellos, pues todos son Dioses creados según nuestra opción y alcance mental.
Creo que ningún modelo de Dios se corresponde con la realidad cósmica.
Entiendo que el Cosmos es solo (y ya es bastante) creatividad inteligente y sensitiva.
Eso sí, bastante más allá de lo puramente material.
Será posiblemente Inteligencia y Creatividad lo que nos encontremos al final del Túnel de los Tiempos.

El Egocentrismo humano
Frente a la
Creatividad Cósmica

Quiero incluir aquí este tema puesto pues estimo que es importante ya que veo continuamente que tanto en el campo de la Moral como en el del Conocimiento nos es muy difícil llegar a entender la realidad cósmica desde nuestra visión eminentemente humana.

Lo primero a tener en cuenta es que los humanos, como cualquier otro animal, vemos y calificamos al Cosmos como si realmente nosotros fuésemos el centro del Universo; como si el Universo entero tuviera que sujetarse a nuestros intereses y finalidades.
Y no es así; solo somos unas simples criaturas dentro de un infinito Universo de creatividad, infinitos mundos, infinitas criaturas, infinitas humanidades, etc.
No existe un solo mundo habitado, un Dios que solo tiene que fijarse en nuestra civilización, o un Cosmos que solo existe para desarrollarnos a nosotros los humanos.
El Cosmos es infinito y su creatividad también.
En cambio nosotros solo somos unas criaturas cósmicas que nacemos, morimos de infinitas formas, y al final nuestra civilización será sustituida por otra, probablemente mucho mejor.

Pero demos un paso adelante y tratemos de estudiar el tema observando nuestro medio más cercano.
Para poder entender y estudiar el problema mejor tendremos que hacer el esfuerzo de “salirnos un poco de nuestro cascarón” y situarlos a nivel cósmico donde solo somos un tipo de criaturas, digamos criatura A.
Ahora bien, como humanos tenemos unos instintos y sentimientos que nos sirven para nuestra subsistencia, defensa personal, etc.
Pero además usamos de estos instintos sentimientos para forjar nuestra moral e incluso nuestra base lógica de pensar.
En este sentido, si nos fijamos tenemos un instinto de conservación que nos dice que el morir es horrible, y seguidamente, usamos este instinto para conformar nuestra moralidad y forma de pensar.
Pero claro, es una moralidad humana solamente y por tanto parcial y equivocada desde un punto de vista exterior a nosotros, es decir, desde un punto de vista cósmico.

Veamos ejemplos para comprenderlo mejor.

---Si a los humanos (criatura A) les viene una plaga, por ejemplo la peste (criatura B), para nosotros esta plaga es algo malo, destructivo, y si somos creyentes un castigo de Dios.
Pero para la criatura B o bacilo de la peste ocurre todo lo contrario, que ha encontrado medio muy beneficioso para su desarrollo y en este caso deberían dar gracias a su Dios.

---Para la criatura A la desaparición de los dinosaurios fue un premio de su Dios pues les permitió desarrollarse y dominar la tierra.
En cambio para los dinosaurios fue algo horrible, y sería en todo caso un castigo de su Dios.

---En el mar, el pez grande se come al chico, con lo cual lo que es bueno para uno es malo para otro.

Y todo esto a qué es debido?
Pues a que cada una de las especies e individuos particulares tienen un instinto de conservación que le dice que morir es malo, y éste lo utiliza para construir su realidad, su pensamiento lógico, etc.
Pero eso no es la realidad cósmica, sino simplemente una visión partidista de cada especie e individuo.

Cuando un individuo sufra una desgraciada enfermedad, o unos niños un mortal accidente nos preguntamos aturdidos:
--Si es un castigo de Dios o si Dios no tiene nada que ver con ello. Y si no somos creyentes nos reafirmamos en ¡Que injusto es el mundo!
Eso si, estamos seguros de que aquellos acontecimientos son malos.
Y es aquí donde fallamos. Son solo creatividad cósmica a la que nosotros calificamos negativamente debido a nuestros poderosos e inapelables instintos.

Claro la pregunta para cualquiera de nosotros sería:
Entonces qué hacemos, nos alegramos de la muerte de unos niños?

Pues no, suframos con nuestros instintos de conservación que para eso somos animales, pero demos un paso adelante y seamos capaces de entender que es solo creatividad cósmica y para el Universo estos acontecimientos no son negativos sino positivos en su conjunto ya que crean y excitan nuestra sentimientos de dolor, lágrimas, lucha por mejorar las cosas, confraternidad con los afectados, etc.
Y sobre todo que el Universo no es un asesino sino un creador para el cual la vida y la muerte es solo una creatividad más.

Y vuelvo a poner el mismo ejemplo,
La aparición y desaparición de especies, de individuos; la caza y muerte de unos individuos por otros, etc. no es nada malo, sino todo lo contrario.

Y es aquí donde podríamos fijarnos para construir y entender mejor nuestra realidad cósmica alejándonos un poco de nuestros instintos meramente animales.
Somos criaturas cósmicas, civilizaciones pasajeras que hoy existen y mañana desaparecerán; individuos que estamos sometidos al nacimiento, desarrollo y muerte, todo ello como una creatividad positiva en todas y cada una de sus facetas.
Debemos tomar conciencia de que si queremos superar nuestro nivel de exclusivos seres animales como ahora tenemos, debemos conectar nuestro Yo y nuestra conciencia con la propia realidad cósmica.
Y vuelvo y recordar una conclusión anterior.
“Si tomamos conciencia del Cosmos y nos sentimos parte de él, ello nos situará a un nivel que está más allá de nuestro propia existencia como humanoides”

Y por último podemos usar de un símil que puede acercarse mucho a la realidad.

La creatividad cósmica es semejante a una novela que en este caso escribe el Cosmos:
En ella lo importante es la creatividad que se desarrolla y las vivencias que experimentan los personajes y al autor y lectores que la leen.
No importa la muerte de los personajes, los asesinatos y robos que comenten, las penas que pasan, etc. Precisamente esta es la finalidad de la creación, la expresión y vivencias que se desarrollan.

© Copyright.
Este trabajo es de libre uso para enseñanza, información o copias gratuitas del mismo con mención del autor.
No obstante, está prohibido cualquier tipo de copia o uso comercial sin permiso del autor.

1